Bosque Theravada

Web budista dedicada al Tipitaka y a la Tradición Tailandesa del Bosque

Aquel que se sienta solo, descansa solo, pasea solo, se autocontrola en soledad, hallará dicha en el bosque.

Inicio > Inicio > Tipitaka > Sutta Pitaka > Khuddaka Nikaya > Dhammapada > Mostrando artículos por etiqueta: Óctuple Sendero
Mostrando artículos por etiqueta: Óctuple Sendero

El Buda confirma la opinión del Venerable Sariputta, según la cual, la amistad admirable constituye la plenitud de la vida santa.

El Óctuple Noble Sendero, en su sentido más amplio, constituye la vida santa.

El Buda señala primero cuáles son las cosas que deben ser comprendidas, abandonadas, realizadas y cultivadas y, luego, explica cómo hacerlo eficazmente mediante la práctica del Noble Óctuple Sendero.

Estos dos suttas utilizan el mismo símil de la nube de lluvia que, durante el último mes de verano, dispersa las masas de suciedad y polvo, señalan que el Noble Óctuple Sendero dispersa a los insalubres estados mentales.

En este capítulo la superioridad de la práctica del Noble Óctuple Sendero está reafirmada a través de diferentes símiles.

Estos cinco breves suttas se repiten los pasos del Noble Óctuple Sendero agregando dos condiciones necesarias para que el mismo sea posible de practicar, que son: la aparición del Tathagata y su Disciplina.

Las condiciones que presagiaban el correcto desarrollo del Noble Óctuple Sendero en el capítulo anterior, ahora son dhammas beneficiosos para el surgimiento del Sendero: la buena amistad, la realización en la virtud, en el deseo, en sí mismo, en el punto de vista, en la diligencia y en la atención cuidadosa.

En estos dos suttas se recapitula que el Óctuple Noble Sendero, en su sentido más amplio, constituye la vida santa. Se repite en qué consiste su meta final y se indica quién es su verdadero seguidor.

Estos suttas señalan algunas de las condiciones que presagian el correcto desarrollo del Noble Óctuple Sendero, que son: la buena amistad, la realización en la virtud, en el deseo, en sí mismo, en el punto de vista, en la diligencia y en la atención cuidadosa. Estas condiciones se combinan con dos tipos de frutos que produce la realización del Sendero.

Pág. 4 de 6