Martes, 28 Octubre 2008 13:55

SN 54,13 Ananda Sutta - Discurso con Ananda

Valora este artículo
(0 votos)

El Buda explica al Venerable Ananda cómo, a partir de una práctica sustentable de la atención consciente en la respiración (anapanasati), se llega al pleno Despertar.

[Leer en pali]

Cerca de Savatthi. En esta ocasión, el Venerable Ananda se acercó al Bienaventurado y, al saludarlo respetuosamente, se sentó a un lado. Acto seguido se dirigió al Bienaventurado con estas palabras:

“Venerable señor, ¿existe alguna cualidad única que, al ser cultivada y desarrollada, culmina con la realización de cuatro cualidades? ¿Y existen cuatro cualidades que, al ser cultivadas y desarrolladas, culminan con la realización de siete cualidades? ¿Y existen siete cualidades que, al ser cultivadas y desarrolladas, culminan con la realización de dos cualidades?”

“Sí, Ananda, existe la cualidad única que, al ser cultivada y desarrollada, culmina con la realización de cuatro cualidades. También existen cuatro cualidades que, al ser cultivadas y desarrolladas, culminan con la realización de siete cualidades. Así también, existen siete cualidades que, al ser cultivadas y desarrolladas, culminan con la realización de dos cualidades.”

“Pero, venerable señor, ¿cuál es la cualidad única que, al ser cultivada y desarrollada, culmina con la realización de cuatro cualidades? Y ¿cuáles son las cuatro cualidades que, al ser cultivadas y desarrolladas, culminan con la realización de siete cualidades? Y finalmente, ¿cuáles son las siete cualidades que, al ser cultivadas y desarrolladas, culminan con la realización de dos cualidades?”

“La atención consciente en la inhalación y exhalación, cuando es cultivada y desarrollada, Ananda, culmina con la realización de los cuatro establecimientos de la atención consciente. Los cuatro establecimientos de la atención consciente, cuando son cultivados y desarrollados, culminan con la realización de los siete factores de iluminación. Los siete factores de iluminación, cuando son cultivados y desarrollados, culminan con la realización del claro conocimiento y liberación.

Atención consciente en la inhalación y exhalación

“¿Y cómo se cultiva la atención consciente en la inhalación y exhalación para que culmine con la realización de los cuatro establecimientos de la atención consciente?

“En este caso, Ananda, el monje va al bosque, a la sombra de un árbol o a una casa vacía y se sienta ahí con las piernas cruzadas. Manteniendo su cuerpo erecto y estableciendo la atención enfrente, permanece siempre atento a la inhalación y siempre atento a la exhalación.

“[1] Inhalando largo, él sabe: ‘Estoy inhalando largo’ o, exhalando largo, sabe: ‘Estoy exhalando largo’. [2] También, cuando inhala corto, sabe: ‘Estoy inhalando corto’ o, cuando exhala corto, sabe: ‘Estoy exhalando corto’. [3] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentado el cuerpo entero’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentado el cuerpo entero’. [4] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, calmando los procesos corporales’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, calmando los procesos corporales’.

[5] “Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando el arrobamiento’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando el arrobamiento’. [6] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando el placer’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando el placer’. [7] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando los procesos mentales’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando los procesos mentales’. [8] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, calmando los procesos mentales’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, calmando los procesos mentales’.

[9] “Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando la mente’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando la mente’. [10] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, satisfaciendo la mente’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, satisfaciendo la mente’. [11] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar haciendo la mente inamovible’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, haciendo la mente inamovible’. [12] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, liberando la mente’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, liberando la mente’.

[13] “Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, contemplando la impermanencia’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando la impermanencia’. [14] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, contemplando el desapasionamiento’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando el desapasionamiento’. [15] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, contemplando el cese’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando el cese’. [16] Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar contemplando el renunciamiento’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando el renunciamiento’.

Los cuatro establecimientos de la atención consciente

[1] “Ananda, cada vez que el monje inhala largo, sabiendo: ’Estoy inhalando largo’ o exhala largo, sabiendo ‘Estoy exhalando largo’, e inhala corto, sabiendo: ‘Estoy inhalando corto’ o exhala corto, sabiendo: ‘Estoy exhalando corto’; cada vez que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentado el cuerpo entero’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentado el cuerpo entero’, y que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, calmando los procesos corporales’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, calmando los procesos corporales’ –entonces, Ananda, en esta ocasión, el monje permanece contemplando el cuerpo en sí mismo, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo. ¿Y por qué esto sucede? Es porque yo, Ananda, lo considero como un cierto tipo de cuerpo. Es por eso, Ananda, que, en esta ocasión, el monje permanece contemplando el cuerpo en sí mismo, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo.

[2] “Ananda, cada vez que el monje se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando el arrobamiento’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando el arrobamiento’, y que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando el placer’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando el placer’; cada vez que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando los procesos mentales’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando los procesos mentales’, y que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, calmando los procesos mentales’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, calmando los procesos mentales’ -entonces, Ananda, en esta ocasión, el monje permanece contemplando las sensaciones en sí mismas, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo. ¿Y por qué esto sucede? Es porque yo, Ananda, lo considero como un cierto tipo de sensación. Es por eso, Ananda, que, en esta ocasión, el monje permanece contemplando las sensaciones en sí mismas, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo.

[3] “Ananda, cada vez que el monje se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, experimentando la mente’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando la mente’, que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, satisfaciendo la mente’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, satisfaciendo la mente’; cada vez que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar haciendo la mente inamovible’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, haciendo la mente inamovible’, y que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, liberando la mente’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, liberando la mente’ -entonces, Ananda, en esta ocasión, el monje permanece contemplando la mente en sí misma, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo. ¿Y por qué esto sucede? Es porque yo, Ananda, lo considero como un cierto tipo de mente. Es por eso, Ananda, que, en esta ocasión, el monje permanece contemplando la mente en sí misma, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo.

[4] “Ananda, cada vez que el monje se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, contemplando la impermanencia’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando la impermanencia’, que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, contemplando el desapasionamiento’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando el desapasionamiento’; cada vez que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar, contemplando el cese’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando el cese’, y que se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar contemplando el renunciamiento’ o se entrena así: ‘Voy a exhalar, contemplando el renunciamiento’ -entonces, Ananda, en esta ocasión, el monje permanece contemplando los fenómenos mentales en sí mismos, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo. ¿Y por qué esto sucede? Es porque yo, Ananda, lo considero como un cierto tipo de fenómenos mentales. Es por eso, Ananda, que, en esta ocasión, el monje permanece contemplando los fenómenos mentales en sí mismos, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo.

“De esta manera, Ananda, se cultiva la atención consciente en la inhalación y exhalación para que culmine con la realización de los cuatro establecimientos de la atención consciente.

Los siete factores de iluminación

“¿Y cómo, Ananda, se cultivan los cuatro establecimientos de la atención consciente, para que culminen con la realización de los siete factores de iluminación?

[1] “Ananda, cada vez que el monje permanece contemplando el cuerpo en sí mismo, con ardor, con clara comprensión y atención consciente, habiendo dejando atrás, la codicia y el pesar por el mundo –en esta ocasión, su atención consciente se vuelve continua e inamovible. Cuando la atención consciente es continua e inamovible, aparece en el monje, la atención consciente como factor de iluminación. Entonces, el monje lo desarrolla hasta que culmine con su realización.

[2] “Ananda, mientras el monje permanece atentamente consciente de esta manera, examinando e investigando el Dhamma, llega a comprender sus cualidades con discernimiento. Cuando permanece así, atentamente consciente, examinando e investigando el Dhamma, llegando a comprender sus cualidades con discernimiento, aparece en el monje, la investigación de las cualidades como factor de iluminación. Entonces, el monje lo desarrolla hasta que culmine con su realización.

[3] “Ananda, mientras el monje permanece examinando e investigando el Dhamma, llegando a comprender sus cualidades con discernimiento, llega a experimentar una inagotable energía. Y cuando sigue examinando e investigando el Dhamma, llegando a comprender sus cualidades con discernimiento acompañado de esta inagotable energía, aparece en el monje la energía como factor de iluminación. Entonces, el monje la desarrolla hasta que culmine con su realización.

[4] “Ananda, cuando en el monje aparece esta energía, brota también el arrobamiento que no es carnal. Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación. Entonces, el monje lo desarrolla hasta que culmine con su realización.

[5] “Ananda, el cuerpo y la mente de alguien que está arrebatado de esta manera, se calman. Cuando el cuerpo y la mente del monje están calmados en el arrebatamiento, aparece en él la tranquilidad como factor de iluminación. Entonces, el monje lo desarrolla hasta que culmine con su realización.

[6] “Ananda, la mente de alguien que está feliz y cuyo cuerpo está calmado, se concentra. Cuando la mente de alguien que está feliz y cuyo cuerpo está calmado, está concentrada, aparece en él la concentración como factor de iluminación. Entonces, el monje lo desarrolla hasta que culmine con su realización.

[7] “Ananda, en esta ocasión, él supervisa la mente concentrada con ecuanimidad. Siempre que el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación. Entonces, el monje lo desarrolla hasta que culmine con su realización.

“Ananda, cada vez que el monje permanece contemplando las sensaciones en sí mismas...

“Ananda, cada vez que el monje permanece contemplando la mente en sí misma...

“Ananda, cada vez que el monje permanece contemplando los fenómenos mentales en sí mismos...

[En cada caso –para las sensaciones, la mente y los fenómenos mentales- se sigue la misma elaboración como en el primer establecimiento de la atención consciente: el cuerpo ]

“De esta manera, Ananda, se cultivan los cuatro establecimientos de la atención consciente para que culminen con la realización de los siete factores de iluminación.

Claro conocimiento y liberación

“¿Y cómo, Ananda, se cultivan los siete factores de iluminación, para que culminen con la realización del claro conocimiento y liberación?

“Ananda, éste es el caso del monje de cultiva la atención consciente como factor de iluminación, apoyado en la reclusión, el desapasionamiento, el cese y maduro en la liberación. Él cultiva la investigación de las cualidades como factor de iluminación... Él cultiva la energía como factor de iluminación... Él cultiva el arrobamiento como factor de iluminación... Él cultiva la tranquilidad como factor de iluminación... Él cultiva la concentración como factor de iluminación... Él cultiva la ecuanimidad como factor de iluminación, apoyado en la reclusión, el desapasionamiento, el cese y maduro en la liberación.

“De esta manera, Ananda, se cultivan los siete factores de iluminación, para que culminen con la realización del claro conocimiento y liberación.”

Esto es lo que el Bienaventurado dijo y el Venerable Ananda fue complacido y se deleitó en las palabras del Bienaventurado.


 

FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2000) “Ananda (1)” The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston, Wisdom Publications. Págs. 1780-1785.

“Pathamaanandasuttam” en Chattha Sangayana. CD-Rom, versión 3.

Thanissaro Bhikkhu [en línea] Ananda Sutta: To Ananda (On Mindfulness of Breathing) (18/06/2006)


Traducido y editado por Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2008.

Visto 4026 veces Modificado por última vez en Domingo, 29 Abril 2018 12:27