Lunes, 06 Abril 2009 21:54

AN 4,163 Asubha Sutta - Discurso de lo repulsivo

Valora este artículo
(0 votos)

En este discurso, el Buda opone la práctica de la contemplación de lo repulsivo (asubha) a la práctica de los jhanas, como formas - penosa y placentera, respectivamente - de progresar en su Camino.


[Leer en pali]

[163] “Monjes, existen estas cuatro maneras de progresar. ¿Cuáles cuatro? La manera penosa de progresar con la intuición lenta. La manera penosa de progresar con la intuición rápida. La manera placentera de progresar con la intuición lenta y la manera placentera de progresar con la intuición rápida.

“¿Y cómo es, monjes, la manera penosa de progresar con la intuición lenta? Este es caso del monje que permanece contemplando lo repulsivo en relación al cuerpo. Él permanece atento a lo repulsivo en relación a la comida, atento al desencanto producido por todas las cosas mundanas, atento a la impermanencia de todos los fenómenos surgidos. La contemplación de la muerte está firmemente establecida en él. Su vida depende de estas cinco fortalezas: fortaleza de la confianza, fortaleza de la modestia, fortaleza de la auto-restricción, fortaleza de la persistencia y fortaleza de la sabiduría. Además, las cinco facultades –la facultad de la fe, la facultad de la energía, la facultad de la atención consciente, la facultad de la concentración y la facultad de la sabiduría- son débiles e inactivas. Debido a la debilidad de las cinco facultades, sus logros, que llevan a poner fin de las impurezas mentales, son lentos. Ésta es, monjes, la manera penosa de progresar con la intuición lenta.

“¿Y cómo es, monjes, la manera penosa de progresar con la intuición rápida? Este es caso del monje que permanece contemplando lo repulsivo en relación al cuerpo. Él permanece atento a lo repulsivo en relación a la comida, atento al desencanto producido por todas las cosas mundanas, atento a la impermanencia de todos los fenómenos surgidos. La contemplación de la muerte está firmemente establecida en él. Su vida depende de estas cinco fortalezas: fortaleza de la confianza, fortaleza de la modestia, fortaleza de la auto-restricción, fortaleza de la persistencia y fortaleza de la sabiduría. Sin embargo, las cinco facultades –la facultad de la fe, la facultad de la energía, la facultad de la atención consciente, la facultad de la concentración y la facultad de la sabiduría- son agudas. Debido a la agudeza de las cinco facultades, sus logros, que llevan a poner fin de las impurezas mentales, son rápidos. Ésta es, monjes, la manera penosa de progresar con la intuición rápida.

“¿Y cómo es, monjes, la manera placentera de progresar con la intuición lenta? Este es el caso del monje que, aislado de los placeres sensuales, aislado de los perjudiciales estados mentales, entra y permanece en el primer jhana, el cual está acompañado por el pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido, por el arrobamiento y felicidad, nacidos del aislamiento. Además, al calmar el pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido, él entra y permanece en el segundo jhana, que posee la tranquilidad interior y la unificación de la mente; libre del pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido, lleno de arrobamiento y felicidad nacidos de la concentración. Además, con la desaparición del arrobamiento, él permanece ecuánime, atentamente consciente y con la comprensión clara, experimentando la felicidad a través de su cuerpo; él entra y permanece en el tercer jhana, del cual los nobles declararon: ‘Él es ecuánime, atentamente consciente, uno que encontró una morada placentera.’ Además, con el abandono del placer y de la pena, con la previa desaparición de la alegría y el desplacer, él entra y permanece en el cuarto jhana, que es ni doloroso ni placentero y que comprende la purificación de la atención consciente a través de la ecuanimidad.

“Además, s u vida depende de estas cinco fortalezas: fortaleza de la confianza, fortaleza de la modestia, fortaleza de la auto-restricción, fortaleza de la persistencia y fortaleza de la sabiduría. Sin embargo, las cinco facultades –la facultad de la fe, la facultad de la energía, la facultad de la atención consciente, la facultad de la concentración y la facultad de la sabiduría- son débiles e inactivas. Debido a la debilidad de las cinco facultades, sus logros, que llevan a poner fin de las impurezas mentales, son lentos. Ésta es, monjes, la manera placentera de progresar con la intuición lenta.

“¿Y cómo es, monjes, la manera placentera de progresar con la intuición rápida? Este es el caso del monje que, aislado de los placeres sensuales, aislado de los perjudiciales estados mentales, entra y permanece en el primer jhana… entra y permanece en el segundo jhana… entra y permanece en el tercer jhana… entra y permanece en el cuarto jhana… Además, s u vida depende de estas cinco fortalezas: fortaleza de la confianza… fortaleza de la sabiduría. Además, las cinco facultades –la facultad de la fe, la facultad de la energía, la facultad de la atención consciente, la facultad de la concentración y la facultad de la sabiduría- son agudas. Debido a la agudeza de las cinco facultades, sus logros, que llevan a poner fin de las impurezas mentales, son rápidos. Ésta es, monjes, la manera placentera de progresar con la intuición rápida.

“Éstas son, monjes, las cuatro maneras de progresar.”

 


FUENTES:

“Asubhasuttam”,  en Chattha Sangayana , CD-Rom, versión 3.

WOODWARD, F.L. (2001) “The unlovely” en The Book of Gradual Sayings (Anguttara Nikaya) or More-Numbering Suttas. Vol. II: The Book of Fours. Oxford, Pali Text Society. Págs. 155-157.


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2009.

 

Visto 3248 veces Modificado por última vez en Jueves, 30 Noviembre 2017 15:10