Domingo, 10 Mayo 2009 21:53

SN 46,51 Ahara Sutta – Discurso sobre los nutrimentos

Valora este artículo
(1 Voto)

El Buda describe cómo nuestras cualidades mentales saludables y perjudiciales puedan estar “alimentadas” o “hambrientas” de acuerdo a la manera de aplicar nuestra atención.

[Leer en pali]

En Savatthi. “Monjes, voy a enseñaros el nutrimento y la desnutrición en respecto a los cinco impedimentos y los siete factores de iluminación. Escuchad y prestad atención que voy a hablar”. “Sí, venerable señor”, respondieron los monjes y el Bienaventurado continuó:

El nutrimento de los impedimentos

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir los deseos sensuales que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido? Este es, monjes, el signo de la belleza: cuando frecuentemente se fija en él una atención descuidada, el mismo se convierte en nutrimento que hace surgir los deseos sensuales que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la animadversión que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido? Este es, monjes, el signo de asquerosidad: cuando frecuentemente se fija en él una atención descuidada, el mismo se convierte en nutrimento que hace surgir la animadversión que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la pereza y el letargo que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido? Este es, monjes, el descontento, la apatía, el flojo esfuerzo, la somnolencia después de la comida y la lentitud mental: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención descuidada, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la pereza y el letargo que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la inquietud y el remordimiento que aún no ha surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido? Esta es, monjes, la inquietud mental: cuando frecuentemente se fija en ella una atención descuidada, la misma se convierte en nutrimento que hace surgir la inquietud y el remordimiento que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la duda que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la duda: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención descuidada, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la duda que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido.

ii. El nutrimento de los factores de iluminación

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la atención consciente que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la atención consciente como factor de iluminación: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la atención consciente que ya ha surgido [1] .

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la investigación de los estados mentales que ya ha surgido? Estos son, monjes, los saludables y los insanos estados mentales, estados mentales culpables y libres de culpa, estados inferiores y superiores, estados oscuros y brillantes con sus contrapartes: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la investigación de los estados mentales que ya ha surgido [2] .

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la energía que ya ha surgido? Estos son, monjes, el elemento del despertar, el elemento del esfuerzo y el elemento de la fortaleza: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la energía que ya ha surgido [3] .

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir el arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización el arrobamiento que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base del arrobamiento como factor de iluminación: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir el arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización el arrobamiento que ya ha surgido [4] .

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la tranquilidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, la calma mental y la tranquilidad del cuerpo: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la tranquilidad que ya ha surgido [5] .

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la concentración que ya ha surgido? Estos son, monjes, el signo de la serenidad y el signo de la no-dispersión: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la concentración que ya ha surgido [6] .

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la ecuanimidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la ecuanimidad como factor de iluminación: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la ecuanimidad que ya ha surgido [7] .

iii. La desnutrición de los impedimentos

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de los deseos sensuales que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido? Este es, monjes, el signo de asquerosidad [8] : cuando frecuentemente se fija en él una atención cuidadosa, el mismo se convierte en desnutrición que previene el surgimiento de los deseos sensuales que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la animadversión que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido? Esta es, monjes, la liberación de la mente a través del amor benevolente [9] : cuando frecuentemente se fija en ella una atención cuidadosa, la mismo se convierte en desnutrición que previene el surgimiento de la animadversión que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la pereza y el letargo que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido? Estos son, monjes, el elemento del despertar, el elemento del esfuerzo y el elemento de la fortaleza [10] : cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en desnutrición que previene el surgimiento de la pereza y el letargo que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la inquietud y el remordimiento que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido? Esta es, monjes, la tranquilidad mental [11] : cuando frecuentemente se fija en ella una atención cuidadosa, la misma se convierte en desnutrición que previene el surgimiento de la inquietud y el remordimiento que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la duda que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido? Estos son, monjes, los saludables y los insanos estados mentales, estados mentales culpables y libres de culpa, estados inferiores y superiores, estados oscuros y brillantes con sus contrapartes [12] : cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en desnutrición que previene el surgimiento de la duda que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido .

iv. La desnutrición de los factores de iluminación

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la atención consciente que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la atención consciente como factor de iluminación: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la atención consciente que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la investigación de los estados mentales que ya ha surgido? Estos son, monjes, los saludables y los insanos estados mentales, estados mentales culpables y libres de culpa, estados inferiores y superiores, estados oscuros y brillantes con sus contrapartes: el no fijar en ellos frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la investigación de los estados mentales que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la energía que ya ha surgido? Estos son, monjes, el elemento del despertar, el elemento del esfuerzo y el elemento de la fortaleza: el no fijar en ellos frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la energía que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento del arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización del arrobamiento que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base del arrobamiento como factor de iluminación: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento del arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización del arrobamiento que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la tranquilidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, la calma mental y la tranquilidad del cuerpo: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la tranquilidad que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la concentración que ya ha surgido? Estos son, monjes, el signo de la serenidad y el signo de la no-dispersión: el no fijar en ellos frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la concentración que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la ecuanimidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la ecuanimidad como factor de iluminación: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la ecuanimidad que ya ha surgido.”


NOTAS:

[1] Los Comentarios explican que detrás de estas “cosas que forman parte de la base de la atención consciente” están las cuatro siguientes condiciones: (1) atención consciente y clara compresión en todas las actividades, (2) el hecho de evitar la gente desatenta, (3) asociarse con las personas atentas y (4) la recta resolución, o sea, una mente que “se inclina, baja y se dirige” hacia el establecimiento de la atención consciente (Cf. Bodhi, 2000:1907).

[2] Los Comentarios detallan siete otras condiciones para el surgimiento de la investigación de los estados mentales como factor de iluminación: (1) la interrogación (acerca del significado de los componentes-khandas, los elementos, las bases de los sentidos, etc.), (2) la limpieza personal, (3) el balanceo de las facultades mentales, (4) la reflexión acerca de las esferas del conocimiento profundo, (5) evitar la gente tonta, (6) asociarse con la gente sabia y (7) la recta resolución (Cf. Bodhi, 2000:1907).

[3] Los Comentarios enumeran once otras condiciones para el surgimiento de la energía como factor de iluminación: (1) reflexionar sobre el espanto de los planos de miseria, (2) mirar los beneficios de la energía cuando ésta surja, (3) reflexionar sobre que uno es el seguidor del camino que recorrieron todos los budas, (4) reflexionar sobre la necesidad de respetar las dádivas de las limosnas, (5) reflexionar sobre la grandeza de nuestra herencia, (6) reflexionar sobre la grandeza de nuestro Maestro, (7) reflexionar sobre la grandeza de nuestro linaje, (8) reflexionar sobre la grandeza de los monjes-compañeros, (9) evitar gente perezosa, (10) asociarse con gente enérgica y (11) tener la recta resolución (Cf. Bodhi, 2000:1907).

[4] Los Comentarios enumeran once otras condiciones para el surgimiento del arrobamiento como factor de iluminación: (1) recordar al Buda, (2) recordar el Dhamma, (3) recordar el Sangha, (4) recordar la virtud, (5) recordar la generosidad, (6) recordar los devas, (7) recordar la paz, (8) evitar gente ordinaria, (9) asociarse con gente refinada, (10) reflexionar sobre los suttas que son inspiradores y (11) tener la recta resolución (Cf. Bodhi, 2000:1907).

[5] Los Comentarios enumeran siete otras condiciones para el surgimiento de la tranquilidad como factor de iluminación: (1) comida nutritiva, (2) el clima agradable, (3) una postura correcta, (4) el esfuerzo hacia la neutralidad, (5) evitar gente intranquila, (6) asociarse con gente calmada y (7) tener la recta resolución (Cf. Bodhi, 2000:1907).

[6] Los Comentarios enumeran diez otras condiciones para el surgimiento de la concentración como factor de iluminación: (1) limpieza personal, (2) balanceo de las facultades mentales, (3) habilidad en el signo (es decir, en el objeto de meditación), (4) esforzar la mente en el tiempo correcto, (5) restringir la mente en el tiempo correcto, (6) regocijar la mente en el tiempo correcto, (7) buscar la ecuanimidad en el tiempo correcto, (8) evitar gente desconcentrada, (9) asociarse con gente concentrada, (10) tener la recta resolución (Cf. Bodhi, 2000:1908).

[7] Los Comentarios enumeran cinco otras condiciones para el surgimiento de la ecuanimidad como factor de iluminación: (1) actitud desinteresada hacia los seres, (2) actitud desinteresada hacia las formaciones (es decir, hacia los objetos inanimados), (3) evitar gente posesiva, (4) asociarse con la gente ecuánime y (5) tener la recta resolución (Cf. Bodhi, 2000:1908).

[8] De acuerdo a los Comentarios, el signo de asquerosidad (asubhanimitta ) consiste en la contemplación de uno de los llamados “diez signos asquerosos”, es decir, uno de los diez estados de descomposición del cuerpo. Sin embargo, los suttas explican el signo de asquerosidad en términos de la percepción de la asquerosidad (ashubasañña ), o sea, la contemplación de las treinta y dos partes del cuerpo.

Por otro lado, los Comentarios agregan también seis elementos que conducen al abandono de los deseos sensoriales: (1) aprender el objeto de asquerosidad, (2) la entrega en la práctica de meditación en la asquerosidad, (3) resguardar las facultades sensoriales, (4) moderar la comida, (5) buenas amistades, (6) apropiadas conversaciones. Los deseos sensoriales que, de esta manera, son abandonados temporalmente, llegan a su fin definitivo, en el sendero del arahant (Cf. Bodhi, 2000:1908).

[9] La liberación de la mente a través del amor benevolente, según los Comentarios, consiste en la absorción (jhana). Los seis elementos que conducen al abandono de la animadversión son: (1) aprender el objeto del amor benevolente, (2) la entrega en la práctica de meditación en el amor benevolente, (3) reflexionar sobre la responsabilidad de cada uno sobre sus propias acciones, (4) frecuentes consideraciones, (5) buenas amistades, (6) apropiadas conversaciones. La animadversión, es plenamente abandonada en el sendero del que no retorna (Cf. Bodhi, 2000:1909).

[10] Según los Comentarios, los tres elementos de la energía que combaten la pereza y el letargo, se diferencian de la siguiente manera: el elemento del despertar es la fase inicial de la energía, el elemento del esfuerzo, la fase intermedia y el elemento de la fortaleza, la fase final, o sea, la máxima intensidad de la energía.

En cuanto a la pereza y el letargo, los Comentarios enumeran seis elementos que conducen a su abandono: (1) evitar comer en demasía, (2) cambiar las posturas, (3) atender la percepción de la luz, (4) hacerse la morada al aire libre, (5) buenas amistades y (6) apropiadas conversaciones (Cf. Bodhi, 2000:1909).

[11] Los Comentarios enumeran seis elementos que conducen al abandono de la inquietud y el remordimiento: (1) mucho aprendizaje, (2) investigación, (3) familiaridad con el Vinaya, (4) asociarse con la gente madura, (5) buenas amistades y (6) apropiadas conversaciones (Cf. Bodhi, 2000:1909).

[12] Los Comentarios enumeran seis elementos que conducen al abandono de la duda, que son los mismos que los de la nota anterior, con la excepción del elemento (4) que aquí aparece como “resolución” (Cf. Bodhi, 2000:1909).


FUENTES:

“Aharasutta ” en The World Tipitaka Edition (13/05/2008)

Bhikkhu Bodhi (2000) “Nutriment” en The Connected Discourses of the Buda: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston, Wisdom Publications. Págs. 1597-1602.

Thanissaro Bhikkhu [en línea] Ahara Sutta: Food (For the Factors of Awakening) (18/06/2006)


Traducido y editado por Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2009.

Visto 4510 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Abril 2018 16:53