Lunes, 05 Abril 2010 16:02

SN 1,41 Aditta Sutta – El fuego

Valora este artículo
(5 votos)

Se puede disfrutar de los bienes materiales, cuando se sabe dar generosamente.

[Leer en pali]

Así lo he oído. En una ocasión el Bienaventurado residía en el monasterio Jetavana de Anathapindika, en Savatthi. En aquel tiempo, inmediatamente después de la media vigilia de la noche, un cierto deva de apariencia extremadamente atractiva se acercó al Bienaventurado, iluminando por completo el monasterio Jetavana. Después de reverenciar al Bienaventurado, se sentó en un lugar adecuado. Permaneciendo así, el deva recitó este verso en presencia del Bienaventurado:

Cuando una casa arde en llamas,

Las posesiones salvadas

Son aquellas que serán útiles,

No las dejadas allí para arder.

Así, cuando el mundo arde en llamas

Con la vejez y la muerte,

Uno debería salvarse mediante la caridad:

Aquello que es donado está bien salvado.

Aquello que es donado produce fruto agradable.

Aquello que no es donado no produce:

Los ladrones o los reyes lo sustraen;

Arde mediante el fuego o se pierde.

Entonces, al final uno deja el cuerpo

Junto a sus posesiones.

Conociendo esto, el hombre sabio

Disfruta de sus posesiones, pero también hace donaciones.

Habiendo disfrutado y donado de acuerdo con sus medios,

Sin crítica, él va a un estado celestial.


 

FUENTE:

U Tin U (Myaung), Yangon.

Editado por el Comité Editorial de Tipitaka Association, Burma (Myanmar), 1998. http://www.dhammaweb.net/Tipitaka/read.php?id=190 


 

Traducido del inglés por Albert Biayna Gea.

Publicación de Bosque Theravada, 2010.

 

Visto 2023 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Mayo 2018 04:19