Jueves, 01 Abril 2010 04:22

Thi 14,1 (19Th2.14.1,368-401) Subhajivakambavanikatherigatha – Versos de Subha en el bosque Jivakamba

Valora este artículo
(5 votos)

Subha, una monja arahant, que vivía sola en el bosque, fue acosada por un hombre que la codició. El “especial regalo” que ella finalmente le ofrece produce un cambio instantáneo en su corazón. Una magnífica historia.

{368} Un pícaro obstruía el camino de la monja Subha mientras ésta caminaba

Por el deleitoso bosque Jivakamba; Subha le dijo:

{369} “¿Qué mal te he hecho para que obstruyas mi camino?

No es apropiado, amigo, que un hombre toque a una mujer que ha abandonado el hogar [1].

{370} Cuyo entrenamiento ha sido enseñado por el Bienhechor, en las severas enseñanzas de mi maestro.

¿Por qué te pones a obstruirme el camino, siendo mi estado purificado y sin reproche?

{371} ¿Por qué, con mente perturbada y con pasión, te pones a obstruirme,

Siendo yo imperturbable, con pasiones apartadas, sin reproche, con la mente perfectamente liberada en respecto a todo?”

{372} “Eres joven y nada fea; ¿qué te hace el haber abandonado el hogar?

Tira fuera tu hábito amarillo y ven, deleitémonos en el floreado bosque.

{373} Los encumbrados árboles expiden un dulce aroma en todas las direcciones con el polen de las flores;

El comienzo de la primavera es una feliz época; ven, deleitémonos en el floreado bosque.

{374} Al mismo tiempo, los árboles con las florecientes crestas lloran, cuando están sacudidos por el viento.

¿Qué deleite puede haber aquí para ti si estás hundida aquí dentro del bosque?

{375} Deseas entrar sin compañía al solitario, aterrador y gran bosque,

Frecuentado por manadas de bestias de presa, perturbado por elefantes-hembras y excitado por los elefantes machos.

{376} Tú podrás caminar por ahí como una muñeca dorada, como una ninfa en jardines celestiales.

Oh incomparable, vas a brillar con hermosas prendas de fina muselina, con excelentes telas.

{377} Podría estar a tu servicio si morásemos dentro de la arboleda;

He aquí no hay creatura más querida para mí, que tú, oh kinnari de placentera vista.

{378} Si cumples con lo que te pido, haciéndome feliz y vienes a habitar la casa,

Morarás en la calma del palacio, y las mujeres te atenderán.

{379} Vestirás prendas de fina muselina, te pondrás guirnaldas y ungüentos;

Y yo haré una gran variedad de adornos para ti, del oro, piedras preciosas y perlas.

{380} Subirás al lecho con sobrecama bien lavada de polvo, hermosa, con colcha de lana expandida,

Nueva, costosa, decorada con madera de sándalo, expidiendo un excelente aroma.

{381} Al igual que un loto azul florece hermosamente de las aguas frecuentadas por los espíritus del agua,

Así también tú, que vives la vida santa, llegarás a la vejez, no siendo tocada por el hombre.”

{382} “Lo que tú asumes como esencial aquí en el cuerpo, el cual está lleno de corporeidad, relleno de cementerio, destinado a quebrarse;

¿Qué es lo que ves en mí cuando me miras, tú que estás fuera de tu mente?”

{383} “Tus ojos realmente son como aquellos de Turi, como aquellos de kinnari dentro de las montañas;

Habiendo contemplado tus ojos, mi deleite en los placeres sensuales se ha incrementado.

{384} Habiendo visto tus ojos en tu rostro, lo podría comparar con el capullo del loto azul, dorado y sin mancha;

Mi deleite en los placeres sensuales se ha incrementado.

{385} Aún si te fueras lejos, te recordaría, oh tú de pestañas largas, oh tú de la mirada pura;

No hay ojos más queridos para mí, que los tuyos, oh kinnari [2] de mirada placentera.”

{386} “Tú deseas ir por el camino equivocado; quieres la luna como si fuera juguete;

Quieres saltar por encima del monte Meru, tú que persigues a la hija del Buda.

{387} Porque para mí ahora, en ninguna parte del mundo, junto con los devas, existe el objeto de deseo alguno.

Ni siquiera sé cuál sea esto, pues todo ha sido cortado de raíces por el Camino [3].

{388} Esto ha sido diseminado como las moscas de la fosa llena del carbón ardiente; ha sido considerado como un tazón de veneno.

Ni siquiera he visto cuál sea esto, pues todo ha sido cortado de raíces por el Camino.

{389} Trate de seducir a alguien que no lo ha observado, o a alguien cuyo maestro no ha servido,

Pero al haber seducido a alguien que conoce, vas a sufrir angustia.

{390} Mi atención consciente está establecida en el medio de ambos: injuria y alabanza, felicidad y dolor.

Sabiendo que las cosas condicionadas son repugnantes, mi mente no se apega absolutamente a nada.

{391} Soy discípula del Bienhechor, viajando en el óctuple vehículo, el cual es el Camino.

Con mi dardo sacado afuera, sin las intoxicaciones [4], habiendo ido a una casa vacía, lo estoy disfrutando.

{392} Como títeres bien pintados o muñecas, han de ser vistos por mi,

Pegados por cuerdas y adhesivos, ejecutan las danzas de diferentes maneras.

{393} Cuando se les quitan las cuerdas y los adhesivos, se desparraman, se mutilan y se esparcen,

No pueden ser hallados, quebrados en piezas pequeñas, ¿cómo una podría fijar en eso la mente?

{394} Este pequeño cuerpo, siendo de semejante clase, no existe sin estos fenómenos;

Siendo que no existe sin estos fenómenos, ¿cómo uno puede fijar su mente en él?

{395} Al igual si vieras un cuadro pintado en la pared manchado con el oropimente amarillo, tu vista está confusa

Así también, la sabiduría humana es inútil.

{396} Oh hombre ciego, estás siguiendo a una cosa vacía, como una ilusión puesta frente de ti.

Como un árbol dorado en el fin del sueño, como títeres de un espectáculo en el medio de la gente.

{397} [El ojo es] como una pequeña pelota puesta en un hueco, teniendo las burbujas en el medio, con lágrimas;

Las secreciones del ojo, también se originan aquí: varias partes del ojo están enrollados dentro todos juntos de diferentes maneras.”

{398} Alejada de eso, la señora de la agradable mirada, teniendo una mente no apegada, no se apegó a eso.

“Ven, toma este ojo para ti”. Y enseguida lo ofreció a aquel hombre.

{399} Y enseguida su pasión cesó y suplicó su perdón.

“Llega a ser entera otra vez, tú que vives la vida santa. Semejante cosa no se repetirá de nuevo.

{400} Habiendo herido semejante persona, era como si fuera un fuego flamante y abrasador,

Como incautar una serpiente venenosa. Llega a ser entera otra vez y perdóname.

{401} Y entonces, aquella monja, fue en la presencia del excelso Buda.

Y habiendo visualizado las marcas de su excelso mérito, su ojo volvió a ser como antes.


NOTA:

[1] Se refiere a entrar en un estado monástico.

[2] Una especie de ninfa

[3] Óctuple Noble Sendero

[4] asavas


FUENTES:

NORMAN, K.R. (1995) “Subha Jivakambavanika ” en The Elders’ Verses II: Therigatha. Oxford, Pali Text Society. Págs. 38-40.

“ Subhajivakambavanikatherigatha ” en World Tipitaka Edition , http://bosquetheravada.org/index.php?option=com_content&task=view&id=133&Itemid=223

THANISSARO BHIKKHU [en línea] Subha Jivakambavanika: Subha and the Libertine http://www.accesstoinsight.org/tipitaka/kn/thig/thig.14.01.than.html (07 de junio de 2009)


Traducido y publicado por Isidatta para el Bosque Theravada © 2010

Edición de Bosque Theravada © 2010

Términos del uso del Bosque Theravada: Puedes copiar, reformatear, reimprimir, volver a publicar y redistribuir este trabajo a través de cualquier medio, siempre que (1) hagas que estas copias, etc. sean disponibles de manera libre de costo; (2) indiques claramente que cualquier derivación de esta obra (incluida la traducción) debe señalar como fuente éste documento e (3) incluyas el texto completo de esta licencia en cualquier copia o derivación de esta obra. Por lo demás, todos los derechos reservados.

Visto 2960 veces