Martes, 11 Julio 2017 13:52

MN16 Cetokhila Sutta - El desierto en el corazón

Valora este artículo
(2 votos)

El Buda enumera los desiertos que deben ser abandonados y los grilletes que deben ser rotos, para escapar de la esclavitud.


[Leer en pali]

[1] Esto he oído. En una ocasión el Bienaventurado se encontraba en Savatthi en la arboleda de Jetta del parque de Anathapindika. Ahí se dirigió a los monjes de esta manera “Monjes”. “Sí, Venerable Señor”, respondieron los monjes y el Bienaventurado continuó:

[2] “Monjes, cualquier monje que pretenda crecer, incrementar y completar este Dhamma y Disciplina, y no haya abandonado los cinco desiertos y roto los cinco grilletes en el corazón, se vería imposibilitado de hacerlo.

[3] “¿Cuáles son, monjes, los cinco desiertos en el corazón que él no ha abandonado? He aquí, un monje que duda, que se encuentra perplejo, vacila y desconfía acerca del Maestro; debido a esto su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo. Y puesto que su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo, este es el primer desierto en el corazón que él no ha abandonado.

[4] “De nuevo, un monje que duda, que se encuentra perplejo, vacila y desconfía acerca del Dhamma… Y puesto que su mente no se inclina al ardor… este es el segundo desierto en el corazón que él no ha abandonado.

[5] “De nuevo, un monje que duda, que se encuentra perplejo, vacila y desconfía acerca del Sangha… Y puesto que su mente no se inclina al ardor… este es el tercer desierto en el corazón que él no ha abandonado.

[6] “De nuevo, un monje que duda, que se encuentra perplejo, vacila y desconfía acerca del entrenamiento… Y puesto que su mente no se inclina al ardor… este es el cuarto desierto en el corazón que él no ha abandonado.

[7] “De nuevo, un monje que se irrita y es descortés con sus compañeros de la vida santa, resentido y cruel para con ellos, [viviendo] con esto en mente, ésta no se dobla en favor del ardor, de la devoción, perseverancia o el esfuerzo. Y puesto que su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo, este es el quinto desierto en el corazón que él no ha abandonado.

“Estos son los cinco desiertos que él no ha abandonado.

[8] “¿Cuáles son, monjes, los cinco grilletes en el corazón que él no ha roto? He aquí, un monje que no se encuentra libre de la lujuria, de la codicia, del afecto, de la sed, de la fiebre y del deseo por los placeres sensuales; debido a esto su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo. Y puesto que su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo, este es el primer grillete en el corazón que él no ha roto.

[9] “De nuevo, un monje que no se encuentra libre de la lujuria, de la codicia, del afecto, de la sed, de la fiebre y del deseo por el cuerpo… Y puesto que su mente no se inclina al ardor… este es el segundo grillete en el corazón que él no ha roto.

[10] “De nuevo, un monje que no se encuentra libre de la lujuria, de la codicia, del afecto, de la sed, de la fiebre y del deseo por las formas… Y puesto que su mente no se inclina al ardor… este es el tercer grillete en el corazón que él no ha roto.

[11] “De nuevo, un monje come tanto como quiere, hasta que su vientre se atiborra, y se entrega a los placeres del dormir, de tomar la siesta o de permanecer recostado… Y puesto que su mente no se inclina al ardor… este es el cuarto grillete en el corazón que él no ha roto.

[12] “De nuevo, un monje vive la vida santa aspirando pertenecer a una orden divina pensando: ´Por esta virtud, observancia, ascetismo o esta práctica de la vida santa, me convertiré en un [gran] dios o algún dios [menor], debido a esto su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo. Y puesto que su mente no se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia ni al esfuerzo, este es el quinto grillete en él corazón que él no ha roto.

“He aquí los cinco grilletes en el corazón que él no ha roto.

[13] “Monjes, para cualquier monje que pretenda crecer, incrementar y completar este Dhamma-y-Disciplina, y no haya abandonado los cinco desiertos y roto los cinco grilletes en el corazón, esto sería imposible.

[14] “Monjes, cualquier monje que pretenda crecer, incrementar y completar este Dhamma-y-Disciplina, y haya abandonado estos cinco desiertos y roto estos cinco grilletes en el corazón, se vería capacitado para hacerlo.

[15] “¿Cuáles son, monjes, los cinco desiertos en el corazón que han sido abandonados? He aquí, un monje que no duda se libera de la perplejidad, no vacila ni desconfía acerca del Maestro; debido a esto su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo. He aquí el primer desierto en el corazón que él ha abandonado. Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el primer desierto en el corazón que él ha abandonado.

[16] “De nuevo, un monje que no duda, que se libera de la perplejidad, no vacila, ni desconfía acerca del Dhamma… Y puesto que su mente se inclina al ardor… este es el segundo desierto en el corazón que él ha abandonado.

[17] “De nuevo, un monje que no duda, que se libera de la perplejidad, no vacila, ni desconfía acerca del Sangha… Y puesto que su mente se inclina al ardor… este es el tercer desierto en el corazón que él ha abandonado.

[18] “De nuevo, un monje que no duda, que se libera de la perplejidad, no vacila, ni desconfía acerca del entrenamiento… Y puesto que su mente se inclina al ardor… este es el cuarto desierto en el corazón que él ha abandonado.

[19] “De nuevo, un monje que no se irrita ni es descortés con sus compañeros de la vida santa, se libera del resentimiento y de la crueldad para con ellos, [viviendo] con esto en mente, ésta se dobla en favor del ardor, de la devoción, perseverancia o el esfuerzo. Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el quinto desierto en el corazón que él ha abandonado.

“Estos son los cinco desiertos en el corazón que él ha abandonado.

[20] “¿Cuáles son, monjes, los cinco grilletes en el corazón que se han roto? He aquí, un monje se encuentra libre de la lujuria, de la codicia, del afecto, de la sed, de la fiebre y del deseo por los placeres sensuales; debido a esto su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo. Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el primer grillete en el corazón que él ha roto.

[21] “De nuevo, un monje que se encuentra libre de la lujuria, de la codicia, del afecto, de la sed, de la fiebre y del deseo por el cuerpo... Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el segundo grillete en el corazón que él ha roto.

[22] “De nuevo, un monje que se encuentra libre de la lujuria, de la codicia, del afecto, de la sed, de la fiebre y del deseo por las formas... Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el tercer grillete en el corazón que él ha roto.

[23] “De nuevo, un monje no come tanto como quiere, hasta que su vientre se atiborre, ni se entrega a los placeres del dormir, tomar la siesta ni permanecer recostado... Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el cuarto grillete en el corazón que él ha roto.

[24] “De nuevo, un monje no vive la vida santa aspirando pertenecer a una orden divina pensando: ´Por esta virtud, observancia, ascetismo o esta práctica de la vida santa, me convertiré en un [gran] dios o algún dios [menor]; debido a esto su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo. Y puesto que su mente se inclina al ardor, a la devoción, a la perseverancia y al esfuerzo, este es el quinto grillete en él corazón que él ha roto.

[25] “Monjes, cualquier monje que pretenda crecer, incrementar y completar este Dhamma-y-Disciplina, y haya abandonado estos cinco desiertos y roto estos cinco grilletes en el corazón, se vería capacitado para hacerlo.

[26] “[Afianzándose en esto] él desarrolla la base del poder espiritual a partir de la concentración debido al deseo, a la determinación y al correcto esfuerzo; desarrolla la base del poder espiritual a partir de la concentración debido a la energía…, desarrolla la base del poder espiritual a partir de la concentración debido a [la pureza de] la mente…, desarrolla la base del poder espiritual a partir de la concentración debido a la investigación… [Culminando en] el entusiasmo como quinto factor.

[27] “Con cinco factores para desarrollar de tres formas distintas [concentración, esfuerzo y determinación], dotado de estas quince características uno es capaz de entender completamente, de alcanzar la insuperable paz de la unión, de realizar la insuperable iluminación, uno es capaz de pasar a la otra orilla.

“Supongamos que hubiera una gallina con ocho, diez o doce huevos, que ella haya cubierto…, una vez incubados, habiendo sido nutridos apropiadamente, aun si ella no deseara: ´Que mis polluelos puedan perforar sus cascarones con la punta de sus garras para romperlo y eclosionar con seguridad´, aun así, los polluelos serían capaces de hacerlo. Así también, un monje que posee estos quince factores, incluyendo el entusiasmo, es capaz de romper [el velo de la ignorancia], es capaz de la iluminación, capaz de alcanzar la suprema seguridad libre de la esclavitud“.

Esto es lo que el Bienaventurado dijo y los monjes se deleitaron con sus palabras.


FUENTE:

Ñanamoli, B. y B. Bodhi (2001). 16 Cetokhila Sutta: The Wilderness in the Heart. En The Middle Discourses of the Buddha: A Translation of the Majjhima Nikaya. Boston: Wisdom Publications. Pp. 194-197.


Traducción: Rodolfo

Revisión, corrección y edición: Anton P. Baron y Federico Angulo

Publicación de Bosque Theravada, 2012-2014.

Visto 2143 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Abril 2018 20:32