Viernes, 04 Agosto 2017 19:02

SN 1,37 Samaya Sutta – Concurso

Valora este artículo
(1 Voto)

El Buda, con su asamblea de 500 arahants, crea la admiración de los devas y cuatro de ellos lo expresan en versos.

 


 [Leer en pali]

[37] Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando entre los sakias, en el Gran Bosque, cerca de Kapilavatthu junto con un gran Sangha de monjes, unos quinientos monjes, todos los cuales eran arahants. Y los devatas de los diez sistemas mundiales se habían reunido, en su mayor parte, para ver al Bienaventurado y al Sangha de los monjes. Entonces este pensamiento se les ocurrió a cuatro devatas de las huestes de las Moradas Puras: “Este Bienaventurado está morando entre los sakias, en el Gran Bosque, cerca de Kapilavatthu junto con un gran Sangha de monjes, unos quinientos monjes, todos los cuales son arahants. Y los devatas de los diez sistemas mundiales se han reunido en su mayor parte para ver al Bienaventurado y al Sangha de los monjes. Aproximémonos, pues, al Bienaventurado y cada uno, en su presencia, le dirá su propio verso”.

Acto seguido, tan rápido como un hombre fuerte puede extender su brazo doblado o dobla su brazo extendido, aquellos devatas desaparecieron de las Moradas Puras y reaparecieron delante del Bienaventurado. Entonces aquellos devatas rindieron homenaje al Bienaventurado y se quedaron a un lado. Y estando a un lado, un devata recitó este verso en la presencia del Bienaventurado:

“Un gran concurso tuvo lugar en los bosques,

Las huestes de los devas se han reunido.

Hemos llegado a este concurso del Dhamma

Para ver al invencible Sangha”.

Otro devata recitó este verso en la presencia del Bienaventurado:

“Los monjes aquí están concentrados,

Tienen enderezadas sus propias mentes.

Como un auriga que sostiene las riendas,

El sabio resguarda sus facultades”.

Otro devata recitó este verso en presencia del Bienaventurado:

Habiendo atravesado la esterilidad, cortado el larguero,

Habiendo desenraizado el pilar de Indra, no agitados,

Caminan puros y firmes,

Jóvenes nagas, bien amansados por Él, que tiene la visión”.

Otro devata recitó este verso en presencia del Bienaventurado:

“Aquellos que han ido al Buda por refugio,

No irán al plano de la miseria.

Al descartar el cuerpo humano,

Van a completar las huestes de los devas”.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). Concourse en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston, EE.UU.: Wisdom Publications (versión digital), pp. 120-121.

Samayasuttam en Digital Pali Reader


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.

 

Visto 820 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Abril 2018 15:32