Sábado, 05 Agosto 2017 19:02

MN 81 Ghatikara Sutta – Discurso con Ghatikara

Valora este artículo
(2 votos)

El Buda cuenta la historia de un líder de seguidores laicos del pasado Buda Kassapa, en la cual él mismo aparece como protagonista en una de sus vidas pasadas.

 


[Leer en pali]

[1] Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba haciendo un recorrido entre los kosala, junto con un gran grupo de monjes.

[2] Entonces, en cierto lugar detrás del camino principal, el Bienaventurado sonrío. Al verlo, el Venerable Ananda tuvo este pensamiento: “¿Cuál es la razón, cuál es la causa de la sonrisa del Bienaventurado? Los Tathagatas no sonríen sin una razón”. Acto seguido, arregló su hábito exterior sobre uno de sus hombros, extendió sus manos con las palmas juntas en un reverencial saludo hacia el Bienaventurado y le preguntó: “¿Cuál es la razón, Venerable Señor, cuál es la causa de la sonrisa del Bienaventurado? Los Tathagatas no sonríen sin una razón”.

[3] “Alguna vez en el pasado, Ananda, en este lugar había una próspera y populosa ciudad comercial de nombre Vebhalinga, con muchos habitantes y llena de gente. Entonces el Bienaventurado Kassapa, un Arahant plenamente Iluminado, vivió cerca de la ciudad comercial Vebhalinga. De hecho fue allí donde el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, tuvo su monasterio; y fue allí, donde el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, residía e instruía al Sangha de los monjes”.

[4] Entonces el Venerable Ananda dobló su capa de retazos en cuatro y, extendiéndola, dijo al Bienaventurado: “Que el Bienaventurado tome asiento. De esa manera este lugar será uno que ha sido usado por dos Arahants plenamente Iluminados”. Y el Bienaventurado se sentó en el asiento que estaba preparado para él y dijo al Venerable Ananda:

[5] “Alguna vez en el pasado, Ananda, en este lugar había una próspera y populosa ciudad comercial de nombre Vebhalinga, con muchos habitantes y llena de gente… y fue allí, donde el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, residía e instruía al Sangha de los monjes.

[6] “En Vebhalinga, el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, ha tenido como sostenedor, como principal sostenedor a un alfarero de nombre Ghatikara. Y el alfarero Ghatikara tuvo un amigo, un amigo íntimo que era un estudiante brahmán de nombre Jotipala.

Un día el alfarero Ghatikara se dirigió al estudiante brahmán Jotipala de esta manera: ‘Mi querido Jotipala, vayamos a ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’. A lo que el estudiante brahmán Jotipala respondió: ‘Suficiente, mi querido amigo Ghatikara, ¿qué provecho puede haber en ir a ver a un monje calvo?’.

Y por segunda vez… por tercera vez el alfarero Ghatikara se dirigió al estudiante brahmán Jotipala de esta manera: ‘Mi querido Jotipala, vayamos a ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’. A lo que el estudiante brahmán Jotipala por segunda vez… por tercera vez respondió: ‘Suficiente, mi querido amigo Ghatikara, ¿qué provecho puede haber de ir a ver a un monje calvo?’.

Entonces, mi querido Jotipala, tomemos la esponja y el polvo de baño, y vayamos al río a bañarnos”. “Bien”, respondió Jotipala.

[7] “Acto seguido, el alfarero Ghatikara y el estudiante brahmán Jotipala tomaron la esponja y el polvo de baño, y fueron al río a bañarse. Entonces Ghatikara dijo a Jotipala: ‘He aquí, está muy cerca el monasterio del Bienaventurado Kassapa, Arahant plenamente Iluminado. Vayamos a ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’. A lo que el estudiante brahmán Jotipala respondió: ‘Suficiente, mi querido amigo Ghatikara, ¿qué provecho puede haber de ir a ver a un monje calvo?’.

Entonces por segunda vez… por tercera vez Ghatikara dijo a Jotipala: ‘He aquí, está muy cerca el monasterio del Bienaventurado Kassapa, Arahant plenamente Iluminado. Vayamos a ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’. A lo que el estudiante brahmán Jotipala respondió por segunda vez… por tercera vez: ‘Suficiente, mi querido amigo Ghatikara, ¿qué provecho puede haber de ir a ver a un monje calvo?’.

[8] “Entonces el alfarero Ghatikara agarró al estudiante brahmán Jotipala por el cinturón y le dijo: ‘He aquí, está muy cerca el monasterio del Bienaventurado Kassapa, Arahant plenamente Iluminado. Vayamos a ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’. A lo que el estudiante brahmán Jotipala respondió, deshaciéndose del cinturón: ‘Suficiente, mi querido amigo Ghatikara, ¿qué provecho puede haber de ir a ver a un monje calvo?’.

[9] “Acto seguido, cuando el estudiante brahmán Jotipala se lavó el pelo, el alfarero Ghatikara le agarró del cabello y le dijo: ‘He aquí, está muy cerca el monasterio del Bienaventurado Kassapa, Arahant plenamente Iluminado. Vayamos a ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’.

Entonces el estudiante brahmán Jotipala pensó: ‘¡Esto es maravilloso, es asombroso que este alfarero Ghatikara, que es de diferente nacimiento, me agarre de los cabellos después de haberme lavado la cabeza! Puede que esto no sea un asunto simple’. Y dijo al alfarero Ghatikara: ‘Vas muy lejos con esto, amigo Ghatikara’. ‘Voy tan lejos, mi querido Jotipala, porque sostengo que es bueno ver a aquel Bienaventurado, Arahant plenamente Iluminado’. ‘Entonces, mi querido Ghatikara, suéltame y vayamos a visitarlo’.

[10] “Así, el alfarero Ghatikara y el estudiante brahmán Jotipala se acercaron al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Y mientras Ghatikara le rindió homenaje y se sentó a un lado, Jotipala intercambió con él cordiales saludos, y cuando terminaron estas amables palabras de bienvenida y cordiales saludos, se sentó a un lado. Entonces Ghatikara dijo al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado: ‘Venerable Señor, este es el estudiante brahmán Jotipala, mi amigo íntimo. Que el Bienaventurado le enseñe el Dhamma, por favor’.

Entonces el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, instruyó, urgió, elevó y animó al alfarero Ghatikara y al estudiante brahmán Jotipala con la exposición del Dhamma. Y cuando se terminó la exposición del Dhamma, habiéndose deleitado y regocijado en las palabras del Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, se levantaron de sus asientos, rindieron homenaje al Bienaventurado Kassapa, Arahant plenamente Iluminado, y cuidando que él mismo quedase siempre a su lado derecho, partieron de allí.

[11] “Entonces Jotipala preguntó a Ghatikara: ‘Ahora que has escuchado este Dhamma, mi querido Ghatikara, ¿por qué no haces el renunciamiento de la vida hogareña para asumir el estilo de vida sin hogar?’. ‘Mi querido Jotipala, ¿acaso no sabes que soy el soporte de mis viejos y no videntes padres?’. ‘Entonces yo, mi querido Ghatikara, haré el renunciamiento de la vida hogareña para asumir el estilo de vida sin hogar’.

[12] “Así el alfarero Ghatikara y el estudiante brahmán Jotipala se acercaron al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, le rindieron homenaje y se sentaron a un lado. Entonces Ghatikara dijo al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado: ‘Venerable Señor, este es el estudiante brahmán Jotipala, mi amigo íntimo. Que el Bienaventurado acepte su renunciamiento, por favor’. Acto seguido el estudiante brahmán Jotipala recibió el renunciamiento del Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, y también recibió la ordenación plena.

[13] “Entonces no mucho tiempo después de que el estudiante brahmán Jotipala, hubiese recibido la plena ordenación, medio mes después de que hubiese recibido la plena admisión, el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, habiendo estado en Vebhalinga por el tiempo que tenía previsto, se fue caminando hacia Benares y, caminando de pueblo en pueblo, finalmente llegó a Benares, donde estableció su morada en el Parque de los Venados, cerca de Isipatana.

[14] “En aquel entonces el rey Kiki de Kasi escuchó esto: ‘Parece que el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, llegó a Benares y estableció su morada en el Parque de los Venados, cerca de Isipatana’. Así que hizo que se preparara un gran número de carros estatales, montó el principal de ellos y salió de Benares con gran pompa real, en aras de ver al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Entonces fue montado en el carro real hasta dónde esto le era posible, y bajó luego para caminar hasta donde estaba el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Estando allí le rindió homenaje, se sentó a un lado y el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, instruyó, urgió, elevó y animó al rey Kiki de Kasi con una exposición del Dhamma.

[15] “Al terminar la exposición del Dhamma el rey Kiki de Kasi dijo: ‘Venerable Señor, que el Bienaventurado, junto con el Sangha de los monjes, acepte la comida mañana de mi parte, por favor’. Y cuando el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, aceptó en silencio, se levantó de su asiento, rindió homenaje al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, y cuidando que él mismo quedase siempre a su lado derecho, partió de allí.

[16] “Entonces, cuando terminó la noche, el rey Kiki de Kasi preparó varias clases de comida deliciosa en su propia residencia: arroz rojo almacenado en la gavilla con granos oscuros selectos, junto con varias salsas y curry. Acto seguido anunció al Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado: ‘Ya es tiempo, Venerable Señor, la comida está lista’.

[17] “Entonces, por la mañana temprano, el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, se vistió, tomó su hábito exterior y cuenco, y fue junto con el Sangha de los monjes a la residencia del rey Kiki de Kasi, donde se sentó en el asiento que estaba preparado para él. Entonces el rey Kiki de Kasi, con sus propias manos, sirvió varias clases de deliciosa comida al Sangha de los monjes encabezada por el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado. Y cuando el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado terminó de comer, retiró su mano del cuenco, mientras que el rey Kiki de Kasi, tomó un asiento más bajo, se sentó a un lado y dijo: ‘Venerable Señor, que el Bienaventurado acepte de mi parte establecer su morada en la temporada de las lluvias en Benares: esto sería beneficioso para el Sangha’. ‘Suficiente, rey, ya se me proveyó para mi morada en la temporada de las lluvias’.

Y por segunda vez… por tercera vez, el rey Kiki de Kasi dijo: ‘Venerable Señor, que el Bienaventurado acepte de mi parte establecer su morada en la temporada de las lluvias en Benares: esto sería beneficioso para el Sangha’. [Y por segunda y por tercera vez el Buda Kassapa respondió:] ‘Suficiente, rey, ya se me proveyó para mi morada en la temporada de las lluvias’.

Entonces, el rey pensando: ‘El Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado, no acepta de mi parte establecer su morada en la temporada de las lluvias en Benares’, se decepcionó y entristeció.

[18] “Entonces dijo: ‘Venerable Señor, ¿tiene usted algún sostenedor mejor que yo?’. ‘Sí, tengo, gran rey. He aquí, hay en esa ciudad comercial llamada Vebhalinga, donde vive un alfarero de nombre Ghatikara. Él es mi principal sostenedor. Ahora usted, gran rey, piensa: «El Bienaventurado Kassapa, Arahant plenamente Iluminado, no acepta de mi parte establecer su morada en la temporada de las lluvias en Benares», y se decepciona y entristetece; pero el alfarero Ghatikara no es ni será así. El alfarero Ghatikara ha ido por refugio al Buda, al Dhamma y el Sangha. Él se abstiene de matar a los seres vivos, de tomar lo que no le ha sido dado, de la indebida conducta sexual, de las mentiras y de consumir vinos, licores y otros embriagantes que son la base de la negligencia. Tiene una confianza perfecta en el Buda, el Dhamma y el Sangha, y posee las virtudes queridas por los Nobles. Es libre de duda acerca de la insatisfacción, acerca del origen de la insatisfacción, acerca del cese de la insatisfacción y acerca del sendero que conduce al cese de la insatisfacción. Come solamente una comida al día, observa el celibato, es virtuoso y de buen carácter. Dejó atrás las piedras preciosas y el oro, donó oro y plata. No cava el suelo para extraer la arcilla con el pico sostenido en su mano; más bien trae a su casa, en el vehículo, lo que queda de los terraplenes o lo que dejan las ratas; cuando prepara una olla dice: «Que todo aquel que guste seleccione un poco de arroz o de frijoles, o seleccione algo de lentejas y se lo lleve si quiere». Además, es el soporte de sus viejos y no videntes padres. Habiendo destruido los cinco grilletes menores, es alguien que reaparece espontáneamente [en las Moradas Puras] para alcanzar allí el Nibbana, sin retornar más a este mundo.

[19] “’En una ocasión, mientras moraba en Vebhalinga, me vestí por la mañana temprano, tomé mi cuenco y hábito exterior, y me acerqué a los padres del alfarero Ghatikara y les pregunté: «¿Dónde se fue el alfarero, por favor?». «Venerable Señor, su sostenedor salió, pero tome arroz del caldero y salsa del sartén y coma, por favor”. Entonces lo hice y partí de allí. Acto seguido el alfarero Ghatikara se fue junto a sus padres y les preguntó: «¿Quién tomó el arroz del caldero y la salsa del sartén y, después de haberlo comido, se fue?». «Mi querido, el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado lo hizo». Entonces el alfarero Ghatikara pensó así: «¡Es una ganancia para mí, es una gran ganancia que el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente iluminado, tenga tanta confianza en mí!». Entonces el entusiasmo y la felicidad no se apartaron de él por medio mes, y de sus padres por una semana.

[20] “’En otra ocasión, mientras moraba en Vebhalinga, me vestí por la mañana temprano, tomé mi cuenco y hábito exterior, y me acerqué a los padres del alfarero Ghatikara y les pregunté: «¿Dónde se fue el alfarero, por favor?». «Venerable Señor, su sostenedor salió, pero tome gachas de la olla y salsa del sartén y coma, por favor”. Entonces lo hice y partí de allí. Acto seguido el alfarero Ghatikara se fue junto a sus padres y les preguntó: «¿Quién tomó las gachas de la olla y la salsa del sartén y, después de haberlo comido, se fue?». «Mi querido, el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente Iluminado lo hizo». Entonces el alfarero Ghatikara pensó así: «¡Es una ganancia para mí, es una gran ganancia que el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente iluminado, tenga tanta confianza en mí!». Entonces el entusiasmo y la felicidad no se apartaron de él por medio mes, y de sus padres por una semana.

[21] “’En otra ocasión, mientras moraba en Vebhalinga, mi choza se filtró, de modo que me dirigí a los monjes de esta manera: «Id, monjes, y encontrad algo de hierba en la casa del alfarero Ghatikara». “«Venerable Señor, no hay hierba en la casa del alfarero Ghatikara, solamente hay paja en su techo». «Id, monjes, y recoged la paja de la casa del alfarero Ghatikara». Entonces lo hicieron así. Y los padres del alfarero Ghatikara preguntaron a los monjes: «¿Para quién recogen la paja de la casa?». «Hermanos, la choza del Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente iluminado, se filtró». «Pues tomadla, Venerables Señores, tomadla y seáis bendecidos». Acto seguido, el alfarero Ghatikara se acercó a sus padres y les preguntó: «¿Quién recogió la paja de la casa?». «Mi querido, lo hicieron los monjes, la choza del Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente iluminado, se filtró». Entonces el alfarero Ghatikara pensó así: «¡Es una ganancia para mí, es una gran ganancia que el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente iluminado, tenga tanta confianza en mí!». Entonces el entusiasmo y la felicidad no se apartaron de él por medio mes, y de sus padres por una semana. Entonces el cielo, sobre el techo de esta casa, permaneció despejado por tres meses enteros y no hubo lluvia alguna. Así es el alfarero Ghatikara’.

“’¡Es una ganancia para el alfarero Ghatikara, es una gran ganancia que el Bienaventurado Kassapa, el Arahant plenamente iluminado, tenga tanta confianza en él!’.

[22] “Acto seguido el rey Kiki de Kasi despachó para el alfarero Ghatikara quinientas carretas de arroz rojo almacenado en gavillas, al igual que los ingredientes para la salsa, y se los envió. Acto seguido los hombres del rey fueron junto al alfarero Ghatikara y le dijeron: ‘He aquí estas quinientas carretas de arroz rojo almacenado en gavillas, y los ingredientes para la salsa, que le envía el rey Kiki de Kasi: por favor, acéptelos’. ‘Pero el rey está muy ocupado y tiene muchos quehaceres. Yo tengo suficiente, señores. Dejad esto para el rey’.

[23] “Ahora bien, Ananda, quizá pienses así: ‘Seguramente alguien más era el estudiante brahmán Jotipala en aquella ocasión’. Pero no deberías considerarlo de esta manera, porque yo mismo fui el estudiante brahmán Jotipala en aquella ocasión”.

Esto es lo que dijo el Bienaventurado y el Venerable Ananda fue satisfecho y se deleitó en las palabras del Bienaventurado.

 


FUENTES:

Bhikkhu Ñanamoli y Bhikkhu Bodhi (1995).Ghatikara Sutta – Ghatikara the Potteren The Middle-Length Discourses of the Buda: A Translation of the Majjhima Nikaya. Boston, Wisdom Publications. Pp. 445-450.

Ghatikarasuttam en Digital Pali Reader 4.1.

Traducido por Anton P. Baron

Editado por Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.

 

 

 

 

Visto 1293 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Agosto 2018 03:41