Domingo, 20 Agosto 2017 16:26

SN 11,10 Samuddaka Sutta - Los videntes a la orilla del océano

Valora este artículo
(1 Voto)

Puesto que los devas honran a los sabios y los hombres santos, mientras los asuras los desprecian, los sabios ayudan a los devas y maldicen a los asuras.

 


[Leer en pali]

[10] En Savatthi.

[Dijo el Bienaventurado:]

“Monjes, una vez en el pasado remoto, un grupo de videntes que eran virtuosos y de buen carácter, se había establecido en unas chozas de hojas a lo largo de la orilla del océano. En aquella ocasión, los devas y los asuras se enfrentaron en una batalla. Entonces ocurrió que aquellos videntes, que eran virtuosos y de buen carácter, dijeron: ‘Los devas son rectos y los asuras no lo son. Puede haber peligro para nosotros por parte de los asuras. Acerquémonos a Sambara, el señor de los asuras, y preguntémosle por las garantías de la seguridad’.

“Entonces, monjes, tan rápido como un hombre fuerte extiende su brazo doblado o dobla su brazo extendido, aquellos videntes que eran virtuosos y de buen carácter, desaparecieron de sus chozas de hojas que estaban a lo largo de la orilla del océano y reaparecieron en la presencia de Sambara, el señor de los asuras. Acto seguido aquellos videntes se dirigieron a Sambara en verso:

“’Los videntes que llegaron junto a Sambara

Lo preguntan por las garantías de la seguridad.

Puedes decirles lo que deseas,

Sea esto peligroso o seguro’.

[Sambara:]

“’Yo no ofrezco garantía alguna a los videntes

Que son unos odiosos devotos de Sakka;

Aunque apeláis a mí por la seguridad,

Yo solo les daré el peligro’.

[Los videntes:]

“’Aunque pedimos por la seguridad,

Solamente nos diste el peligro.

Recibimos esto de tus manos:

¡Que el incesante peligro llegue a vosotros!

            “’Cualquier clase de semilla que se siembra,

            Aquella clase de semilla uno cosecha:

            El hacedor del bien cosecha el bien

            Y el hacedor del mal cosecha el mal:

            Así vas a experimentar tu fruto’.

“Entonces, monjes, habiendo puesto la maldición sobre Sambara, el señor de los asuras, tan rápido como un hombre fuerte extiende su brazo doblado o dobla su brazo extendido, aquellos videntes que eran virtuosos y de buen carácter, desaparecieron de la presencia de Sambara, el señor de los asuras, y reaparecieron en sus chozas de hojas que estaban a lo largo de la orilla del océano. Pero después de haber recibido la maldición de los videntes, que eran virtuosos y de buen carácter, Sambara, el señor de los asuras, fue atenazado por la alarma tres veces en el transcurso de la noche”.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). Verocana, Seers by the Ocean en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston: Wisdom Publications, (versión digital), pp. 499-500.

Samuddakasuttam en Digital Pali Reader  


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.  

 

 

Visto 1104 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Agosto 2019 16:11