Martes, 22 Agosto 2017 17:15

SN 14,5 Dutiyavedanananatta Sutta - Segundo discurso sobre la diversidad de las sensaciones

Valora este artículo
(1 Voto)

De los elementos se originan los contactos y, de éstos, las sensaciones, pero esto no sucede en el sentido inverso.

 


[Leer en pali]

[5] En Savatthi.

“Monjes, es en dependencia de la diversidad de los elementos que surge la diversidad de los contactos y, en dependencia de los contactos, surge la diversidad de las sensaciones. Pero la diversidad de los contactos no surge de la diversidad de las sensaciones, ni la diversidad de los elementos surge de la diversidad de los contactos.

“Y, ¿cuál es, monjes, la diversidad de los elementos? El elemento del ojo, el elemento del oído, el elemento de la nariz, el elemento de la lengua, el elemento del cuerpo y el elemento de la mente. Esto se llama, monjes, la diversidad de los elementos.

“Y, ¿cómo es, monjes, que en dependencia de la diversidad de los elementos surge la diversidad de los contactos y, en dependencia de los contactos, surge la diversidad de las sensaciones, pero la diversidad de los contactos no surge de la diversidad de las sensaciones, ni la diversidad de los elementos surge de la diversidad de los contactos?  En dependencia del elemento del ojo surge el contacto del ojo y, en dependencia del contacto del ojo, surge la sensación nacida del contacto del ojo, pero el contacto del ojo no surge en dependencia de la sensación nacida del contacto del ojo, ni el elemento del ojo surge en dependencia de el contacto del ojo; en dependencia del elemento del oído surge el contacto del oído y, en dependencia del contacto del oído, surge la sensación nacida del contacto del oído, pero el contacto del oído no surge en dependencia de la sensación nacida del contacto del oído, ni el elemento del oído surge en dependencia de el contacto del oído; en dependencia del elemento de la nariz surge el contacto de la nariz y, en dependencia del contacto de la nariz, surge la sensación nacida del contacto de la nariz, pero el contacto de la nariz no surge en dependencia de la sensación nacida del contacto de la nariz, ni el elemento de la nariz surge en dependencia de el contacto de la nariz; en dependencia del elemento de la lengua surge el contacto de la lengua y, en dependencia del contacto de la lengua, surge la sensación nacida del contacto de la lengua, pero el contacto de la lengua no surge en dependencia de la sensación nacida del contacto de la lengua, ni el elemento de la lengua surge en dependencia de el contacto de la lengua; en dependencia del elemento del cuerpo surge el contacto del cuerpo y, en dependencia del contacto del cuerpo, surge la sensación nacida del contacto del cuerpo, pero el contacto del cuerpo no surge en dependencia de la sensación nacida del contacto del cuerpo, ni el elemento de cuerpo surge en dependencia de el contacto del cuerpo; en dependencia del elemento de la mente surge el contacto de la mente y, en dependencia del contacto de la mente, surge la sensación nacida del contacto de la mente, pero el contacto de la mente no surge en dependencia de la sensación nacida del contacto de la mente, ni el elemento de la mente surge en dependencia de el contacto de la mente. Es de esta manera, monjes, que en dependencia de la diversidad de los elementos surge la diversidad de contactos y, en dependencia de los contactos, surge la diversidad de las sensaciones. Pero la diversidad de los contactos no surge de la diversidad de las sensaciones, ni la diversidad de los elementos surge de la diversidad de los contactos”.

 


FUENTE:

Bodhi, B. (2000). "Diversity of Feelings (2)", en The Connected Discourses of the Buddha: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston, Wisdom Publications, pp. 784.

"Dutiyavedanananattasuttam", en Digital Pali Reader 


Traducción: Anton P. Baron

Edición: Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015.  

 

 

Visto 996 veces Modificado por última vez en Miércoles, 28 Agosto 2019 17:12