Martes, 05 Septiembre 2017 04:19

AN 3,13 Asamsa Sutta – Lleno de expectativas

Valora este artículo
(1 Voto)

Las personas analizadas en este sutta, están agrupadas en función de las expectativas que tienen: algunas no tienen expectativas, otras están llenas de ellas y otras ya las superaron. Estas expectativas pueden ser tanto mundanas como espirituales.


[Leer en pali]

[13] “Monjes, he aquí estas tres clases de personas que pueden encontrarse en el mundo. Y, ¿cuáles son esas tres? Alguien sin expectativas, alguien lleno de expectativas y alguien que ha superado las expectativas.

“Y, ¿cuál es la persona, monjes, sin expectativas? He aquí, monjes, una persona que renació dentro de una familia baja —familia de los chandala, trabajadores de los bambúes, fabricantes de carros, limpiadores de flores—, alguien que es pobre, con poca comida y bebida, que subsiste con dificultad, donde la comida y la ropa se obtiene con dificultad; además es feo y desagradable, pequeño de estatura; con muchas dolencias: ciego, lisiado, cojo o paralítico. No obtiene comida, bebida, ropa ni vehículos; tampoco guirnaldas, perfumes, ungüentos, lechos, viviendas ni alumbrados. Cuando escucha: ‘Los khattiyas ungieron a este como khattiya’, no se le ocurre pensar: ‘¿Cuándo los khattiyas me van a ungir a mí también?’. Esta es la persona, monjes, que se llama sin expectativas.

“Y, ¿cuál es la persona, monjes, llena de expectativas? He aquí, monjes, el hijo mayor del ungido rey khattiya, alguien que ha de ser ungido pero aún no lo fue, pero que ha alcanzado lo inquebrantable. Cuando escucha: ‘Los khattiyas ungieron a este como khattiya’, se le ocurre esto: ‘¿Cuándo los khattiyas me van a ungir a mí también?’. Esta es la persona, monjes, que se llama llena de expectativas.

“Y, ¿cuál es la persona, monjes, que ha superado las expectativas? He aquí, monjes, el ungido rey khattiya, cuando escucha: ‘Los khattiyas ungieron a este como khattiya’, no se le ocurre pensar: ‘¿Cuándo los khattiyas me van a ungir a mí también?’. Y, ¿por qué no? Porque su expectativa pasada de ser ungido cedió cuando fue ungido. Esta es la persona, monjes, que se llama la que ha superado las expectativas.

“Estas son las tres clases de personas que pueden encontrarse en el mundo.

“De la misma manera, monjes, he aquí estas tres clases de personas que pueden encontrarse entre los monjes. Y, ¿cuáles son esas tres? Alguien sin expectativas, alguien lleno de expectativas y alguien que ha superado las expectativas.

“Y, ¿cuál es la persona, monjes, sin expectativas? He aquí, monjes, una persona que es inmoral, de mal carácter, de conducta impura y sospechosa, sigilosa en su actuar, que no pretende ser un asceta, aunque dice ser uno ni pretende ser célibe, aunque dice ser uno; putrefacto por dentro, corrupto y depravado. Cuando escucha: ‘Este monje, con la destrucción de las corrupciones mentales, ha realizado por sí mismo el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, habiendo entrado y permanecido en ella’, no se le ocurre pensar: ‘¿Cuándo yo también, con la destrucción de las corrupciones mentales, voy a realizar por mí mismo el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, habiendo entrado y permanecido en ella?’. Esta es la persona, monjes, que se llama sin expectativas.

“Y, ¿cuál es la persona, monjes, llena de expectativas? He aquí, monjes, un monje virtuoso y de buen carácter. Cuando escucha: ‘‘Este monje, con la destrucción de las corrupciones mentales, ha realizado por sí mismo el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, habiendo entrado y permanecido en ella’, se le ocurre esto: ‘¿Cuándo yo también, con la destrucción de las corrupciones mentales, voy a realizar por mí mismo el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, habiendo entrado y permanecido en ella?’. Esta es la persona, monjes, que se llama llena de expectativas.

“Y, ¿cuál es la persona, monjes, que ha superado las expectativas? He aquí, monjes, un monje que es arahant, cuyas corrupciones han sido destruidas. Cuando escucha: ‘Este monje, con la destrucción de las corrupciones mentales, ha realizado por sí mismo el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, habiendo entrado y permanecido en ella’, no se le ocurre pensar: ‘¿Cuándo yo también, con la destrucción de las corrupciones mentales, voy a realizar por mí mismo el conocimiento directo, en esta presente vida, la inmaculada liberación de la mente, liberación a través de la sabiduría, habiendo entrado y permanecido en ella?’. Y, ¿por qué no? Porque su expectativa pasada de la liberación cedió cuando fue liberado. Esta es la persona, monjes, que se llama la que ha superado las expectativas.

“Estas son las tres clases de personas que pueden encontrarse entre los monjes”.


FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2012). A Bhikkhu en The Numerical Discourses of the Buddha: A Translation of the Anguttara Nikaya. Boston: Wisdom Publications. P. 207-208.  

“Asamsasutta” en World Tipitaka Edition


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Anton P. Baron y Federico Angulo

Publicación de Bosque Theravada, 2012.

 

Visto 1425 veces