Martes, 26 Septiembre 2017 17:23

SN 55,18-20 Pathama, Dutiya y Tatiyadevacarika Sutta – Visitando a los devas

Valora este artículo
(0 votos)

El Venerable Maha Moggallana enseña a los devas sobre los cuatro factores de la entrada-en-la-corriente.

 


SN 55,18 Pathamadevacarika Sutta – Primer discurso sobre visitando a los devas

[Leer en pali]

[18] En Savatthi. Entonces, tan rápido como un hombre fuerte puede extender su brazo doblado o doblar su brazo extendido, el Venerable Mahamoggallana desapareció de la arboleda de Jeta y reapareció entre los devas de Tavatimsa. Entonces, un grupo de devatas pertenecientes al séquito de Tavatimsa se acercó al Venerable Mahamoggallana, le rindió homenaje y se quedó a un lado. Acto seguido, el Venerable Mahamoggallana dijo a aquellos devatas:

“Es bueno, amigos, poseer una firme confianza en el Buda de esta manera: ‘El Bienaventurado es un Arahant perfectamente iluminado, consumado en el conocimiento verdadero y la conducta, afortunado, conocedor del mundo, insuperable preparador de personas que han de ser amansadas, maestro de los devas y seres humanos, un Iluminado, un Bendito’. Porque poseyendo una firme confianza en el Buda, algunos seres aquí, con la desintegración del cuerpo, después de la muerte, renacen en un buen destino, en el mundo celestial.

“Es bueno, amigos, poseer una firme confianza en el Buda de esta manera: ‘El Dhamma está bien expuesto por el Bienaventurado, es directamente visible, inmediato e invita a uno a venir y ver, es aplicable y personalmente experimentable por el sabio’. Porque poseyendo una firme confianza en el Dhamma, algunos seres aquí, con la desintegración del cuerpo, después de la muerte, renacen en un buen destino, en el mundo celestial.

“Es bueno, amigos, poseer una firme confianza en el Sangha de esta manera: ‘El Sangha de los discípulos del Bienaventurado practica de buena manera, practica de manera recta, practica de manera verdadera, practica de manera apropiada; es decir, los cuatro pares de personas, las ocho clases de individuos; este Sangha de los discípulos del Bienaventurado es digno de recibir ofrendas, digno de hospitalidad, digno de donativos, digno de reverenciales saludos y es un inigualable campo de méritos para el mundo’. Porque poseyendo una firme confianza en el Sangha, algunos seres aquí, con la desintegración del cuerpo, después de la muerte, renacen en un buen destino, en el mundo celestial.

“Es bueno, amigos, poseer la virtud apreciada por los Nobles, inquebrantable, perfecta, sin mancha, intachable, liberada, alabada por los sabios, no aferrada y que conduce a la concentración. Porque poseyendo la virtud apreciada por los nobles, algunos seres aquí, con la desintegración del cuerpo, después de la muerte, renacen en un buen destino, en el mundo celestial”.

“Es bueno, señor Moggallana, poseer una firme confianza en el Buda de esta manera…” [Los devadatas repiten el discurso entero de Moggallana].

 

SN 55,19 Dutiyadevacarika Sutta – Segundo discurso sobre visitando a los devas

[Leer en pali]

[18] En Savatthi… Porque poseyendo una firme confianza en el Buda, algunos seres aquí, con la desintegración del cuerpo, después de la muerte, han renacido en un buen destino, en el mundo celestial…” [El sutta es idéntico al anterior excepto que en vez de “renacen” coloca “han renacido”].

 

SN 55,20 Tatiyadevacarika Sutta – Tercer discurso sobre visitando a los devas

[Leer en pali]

[20] Entonces, tan rápido como un hombre fuerte puede extender su brazo doblado o doblar su brazo extendido, el Venerable Mahamoggallana desapareció de la arboleda de Jeta y reapareció entre los devas de Tavatimsa. Entonces un grupo de devatas pertenecientes al séquito de Tavatimsa se acercó al Venerable Mahamoggallana, le rindió homenaje y se quedó a un lado. Acto seguido, el Venerable Mahamoggallana dijo a aquellos devatas:

“Es bueno, amigos, poseer una firme confianza en el Buda de esta manera: ‘El Bienaventurado es un Arahant perfectamente iluminado, consumado en el conocimiento verdadero y la conducta, afortunado, conocedor del mundo, insuperable preparador de personas que han de ser amansadas, maestro de los devas y los seres humanos, un Iluminado, un Bendito’. Porque poseyendo una firme confianza en el Buda, algunos seres aquí son los que entran en la corriente, no más ligados al mundo bajo, con un destino fijo, con la Iluminación como su destino…” [El sutta sigue igual que 55,18 excepto que en vez de “renacen” coloca “son los que entran en la corriente, no más ligados al mundo bajo, con un destino fijo, con la Iluminación como su destino”].

 


FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2000). Visiting the Devas (1), (2) y (3) en The Connected Discourses of the Buda: A Translation of the Samyutta Nikaya. Boston, Wisdom Publications (versión digital), pp. 2320-2322.   

Pathama, Dutiya y Tatiyadevacarikasuttam en Digital Pali Reader 4.0


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Federico Angulo y Anton Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2015. 

Visto 1168 veces