Viernes, 29 Septiembre 2017 03:20

AN 3,68 Annatitthiya Sutta – Los otros credos

Valora este artículo
(0 votos)

El Buda aconseja a sus discípulos qué deben contestar a los ascetas de los otros credos con respecto a la avidez, el odio y la falsa ilusión.


[Leer en pali]

[68] “Monjes, los ascetas errantes de los otros credos podrían preguntaros: ‘Amigos, hay estas tres cosas. Y, ¿cuáles son esas tres? La avidez, el odio y la falsa ilusión. Estas son las tres cosas. ¿Cuál es, amigos, la distinción, la disparidad o la diferencia entre ellas?’. Si se os preguntase esto, ¿cómo responderíais?”.

“Venerable Señor, nuestras enseñanzas están enraizadas en el Bienaventurado, guiadas por el Bienaventurado y toman recurso en el Bienaventurado. Sería bueno que el Bienaventurado nos aclarase el significado de esta declaración. De esta manera, habiéndolo escuchado de Usted, los monjes lo retendrían en la mente”.

“Entonces escuchad, monjes, y prestad atención que voy a hablar”.

“Sí, Venerable Señor”, respondieron esos monjes y el Bienaventurado continuó:

“Monjes, si los ascetas errantes os hubiesen preguntado de esta manera, deberíais responderles de esta manera: ‘La avidez, amigos, es levemente censurable, pero lenta en desaparecer; el odio es muy censurable, pero rápido en desaparecer; y la falsa ilusión es muy censurable, pero lenta en desaparecer’ [1].

“Y suponed que ellos preguntasen: ‘Pero, ¿cuál es, amigos, la razón, por la cual la avidez aún no surgida surge y la avidez surgida se incrementa y expande?’. Vosotros deberíais responderles así: ‘Un objeto atractivo. Para alguien que atiende descuidadamente un objeto atractivo, la avidez aún no surgida surge y la avidez surgida se incrementa y expande. Esta es la razón, amigos, por la cual la avidez aún no surgida surge y la avidez surgida se incrementa y expande.

“Y suponed además que ellos preguntasen: ‘Pero, ¿cuál es, amigos, la razón, por la cual el odio aún no surgido surge y el odio surgido se incrementa y expande?’. Vosotros deberíais responderles así: ‘Un objeto repulsivo. Para alguien que atiende descuidadamente un objeto repulsivo, el odio aún no surgido surge y el odio surgido se incrementa y expande. Esta es la razón, amigos, por la cual el odio aún no surgido surge y el odio surgido se incrementa y expande.

“Y suponed además que ellos preguntasen: ‘Pero, ¿cuál es, amigos, la razón, por la cual la falsa ilusión aún no surgida surge y la falsa ilusión surgida se incrementa y expande?’. Vosotros deberíais responderles así: ‘Una descuidada atención. Para alguien que atiende descuidadamente, la falsa ilusión aún no surgida surge y la falsa ilusión surgida se incrementa y expande. Esta es la razón, amigos, por la cual la falsa ilusión aún no surgida surge y la falsa ilusión surgida se incrementa y expande.

“Y suponed además que ellos preguntasen: ‘Pero, ¿cuál es, amigos, la razón, por la cual la avidez no surgida no surge y la avidez surgida es abandonada?’. Vosotros deberíais responderles así: ‘Un objeto repulsivo. Para alguien que atiende atentamente un objeto repulsivo, la avidez aún no surgida no surge y la avidez surgida es abandonada. Esta es la razón, amigos, por la cual la avidez aún no surgida no surge y la avidez surgida es abandonada.

“Y suponed además que ellos preguntasen: ‘Pero, ¿cuál es, amigos, la razón, por la cual el odio no surgido no surge y el odio surgido es abandonado?’. Vosotros deberíais responderles así: ‘La liberación de la mente mediante el amor benevolente. Para alguien que atiende atentamente la liberación de la mente mediante el amor benevolente, el odio aún no surgido no surge y el odio surgido es abandonado. Esta es la razón, amigos, por la cual el odio aún no surgido no surge y el odio surgido es abandonado.

“Y suponed además que ellos preguntasen: ‘Pero, ¿cuál es, amigos, la razón, por la cual la falsa ilusión no surgida no surge y la falsa ilusión surgida es abandonada?’. Vosotros deberíais responderles así: ‘Una cuidadosa atención. Para alguien que atiende cuidadosamente, la falsa ilusión aún no surgida no surge y la falsa ilusión surgida es abandonada. Esta es la razón, amigos, por la cual la falsa ilusión aún no surgida no surge y la falsa ilusión surgida es abandonada”.

 


NOTA:

[1] Los Comentarios ilustran esta declaración de la siguiente manera: el ejemplo del matrimonio explica cómo la avidez es “menos censurable” porque, aunque el matrimonio esté enraizado en el deseo sexual, es socialmente aceptado y es menos censurable desde el punto de vista de las consecuencias kámmicas. Y porque la avidez está conectada con el placer, es difícil hacerla desaparecer. El odio y la falsa ilusión son considerados censurables por la sociedad y tienen serias consecuencias kámmicas. El odio, sin embargo, está conectado con el displacer y puesto que los seres naturalmente desean felicidad, quieren liberarse de él. Finalmente, las ideas ilusorias están profundamente enraizadas en el ansia, en los equivocados puntos de vista y en el engreimiento, razón por la cual son difíciles de eliminar, al igual que la avidez (cf. Bodhi, 2012, p. 986).


FUENTES

Bhikkhu Bodhi (2012). Other Sects en The Numerical Discourses of the Buddha: A Translation of the Anguttara Nikaya. Boston, USA: Wisdom Publications. Versión digital. Pp. 174-175.

Annatitthiya en World Tipitaka Edition


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2016.

 

 

Visto 1228 veces