Martes, 31 Octubre 2017 02:55

AN 4,62 Annanya Sutta – Liberación de las deudas

Valora este artículo
(0 votos)

Cuatro clases de felicidad que puede experimentar una persona que vive rectamente en el mundo.


[Leer en pali]

[62] Entonces el hombre hogareño Anathapindika se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Estando sentado ahí, el Bienaventurado le dijo:

“Hombre hogareño, he aquí estas cuatro clases de felicidad que pueden ser alcanzadas por una persona laica que disfruta de los placeres sensuales, y que dependen del tiempo y la ocasión. Y, ¿cuáles son esas cuatro? La felicidad de la posesión, la felicidad del disfrute, la felicidad de la liberación de las deudas y la felicidad de la inculpabilidad.

“Y, ¿qué es, hombre hogareño, la felicidad de la posesión? He aquí, un miembro de clan ha adquirido riquezas mediante un esfuerzo enérgico, acumuladas por la fuerza de sus brazos, ganadas con el sudor de la frente, rectas y rectamente obtenidas. Cuando piensa: ‘He adquirido riquezas mediante un esfuerzo enérgico, acumuladas por la fuerza de mis brazos, ganadas con el sudor de la frente, rectas y rectamente obtenidas’, experimenta felicidad y gozo. Esta se llama la felicidad de la posesión.

“Y, ¿qué es, hombre hogareño, la felicidad del disfrute? He aquí, las riquezas adquiridas mediante un esfuerzo enérgico, acumuladas por la fuerza de sus brazos, ganadas con el sudor de la frente, rectas y rectamente obtenidas, causan el disfrute al miembro de clan y posibilitan que realice actos meritorios. Cuando piensa: ‘Las riquezas adquiridas mediante un esfuerzo enérgico, acumuladas por la fuerza de mis brazos, ganadas con el sudor de la frente, rectas y rectamente obtenidas, me causan el disfrute y posibilitan que realice actos meritorios’, experimenta felicidad y gozo. Esta se llama la felicidad del disfrute.

“Y, ¿qué es, hombre hogareño, la felicidad de la liberación de las deudas? He aquí, el miembro del clan no tiene deudas con nadie: ni pequeñas ni grandes. Cuando piensa: ‘No tengo deudas con nadie: ni pequeñas ni grandes’, experimenta felicidad y gozo. Esta se llama la felicidad de la liberación de las deudas.

“Y, ¿qué es, hombre hogareño, la felicidad de la inculpabilidad? He aquí, el noble discípulo está dotado de acciones corporales, verbales y mentales irreprochables. Cuando piensa: ‘Mis acciones corporales, verbales y mentales son irreprochables, experimenta felicidad y gozo. Esta se llama la felicidad de la liberación de la inculpabilidad.

“Hombre hogareño, éstas son las cuatro clases de felicidad que pueden ser alcanzadas por una persona laica que disfruta de los placeres sensuales, y que dependen del tiempo y la ocasión”.

Habiendo conocido la felicidad de la liberación de las deudas,

Uno debería recordarse de la felicidad de la posesión.

Gozando de la felicidad del disfrute,

Un mortal ve las cosas claramente con sabiduría.

Mientras mira claramente las cosas, el sabio

Conoce a ambas clases de felicidad.

La otra no merece ni la decimosexta parte

De la dicha de la inculpabilidad.

 


FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2012). Freedom from Debt en The Numerical Discourses of the Buddha: A Translation of the Anguttara Nikaya. Boston: Wisdom Publications. P. 273.

“Annanyasuttam” en Digital Pali Reader 4.1.


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Federico Angulo y  Anton P. Baron

Publicación del Bosque Theravada, 2014.

 

Visto 1130 veces Modificado por última vez en Martes, 31 Octubre 2017 02:58