Imprimir esta página
Jueves, 28 Diciembre 2017 15:27

AN 4,197 Mallikadevi Sutta – Princesa Mallika

Valora este artículo
(0 votos)

El Buda explica a la princesa Mallika, la esposa del rey Pasenadi, las causas kármicas a través de los cuales las mujeres pueden adquirir belleza, riquezas e influencia.


[Leer en pali]

[197] En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la Arboleda de Jeta, en el Parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. Entonces, la princesa Mallika se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje, se sentó a un lado y le dijo:

“Venerable Señor, (1) ¿por qué algunas mujeres aquí son (i) feas, mal formadas y antiestéticas; (ii) pobres, destituidas e indigentes; y (iii) carentes de influencia? (2) ¿Por qué algunas mujeres son (i) feas, mal formadas y antiestéticas, pero (ii) ricas, con grandes posesiones y propiedades; y además (iii) influyentes? (3) ¿Por qué algunas mujeres son (i) hermosas, atractivas y agraciadas, poseedoras de la suprema belleza de la tez; pero (ii) pobres, destituidas e indigentes; además (iii) carentes de influencia? (4) Y, ¿por qué hay algunas que son (i) hermosas, atractivas y agraciadas; poseedoras de la suprema belleza de la tez; (ii) ricas, con grandes posesiones y propiedades; y además (iii) influyentes?”.

“(1) He aquí, Mallika, (i) alguna mujer es propensa a la ira y se exaspera fácilmente. Incluso, cuando es levemente criticada, pierde sus estribos y llega a ser irritada, hostil y obstinada; demuestra su ira, odio y amargura. (ii) Ella no ofrece cosas a los ascetas ni brahmanes: comida ni bebida; ropa ni carros; guirnaldas, perfumes, ungüentos, ropa de cama, viviendas ni lámparas. (iii) Es envidiosa, alguien que recela, se resiente, regatea las ganancias, el honor, el respeto, la estima, el homenaje y las alabanzas a los demás. Cuando fallece de este estado, dondequiera que renace, regresa a este mundo (i) fea, mal formada y antiestética; (ii) pobre, destituida e indigente; y además (iii) carente de influencia.

“(2) He aquí, Mallika, alguna otra mujer (i) es propensa a la ira y se exaspera fácilmente… (ii) Pero ofrece cosas a los ascetas y brahmanes… (iii) Además no es envidiosa, alguien que no recela… Cuando fallece de este estado, dondequiera que renace, regresa a este mundo (i) fea, mal formada y antiestética; (ii) pero es rica, con grandes posesiones y propiedades; y además  (iii) es influyente.

“(3) He aquí, Mallika, alguna otra mujer aún (i) no es propensa a la ira ni se exaspera fácilmente… (ii) Pero no ofrece cosas a los ascetas ni brahmanes… (iii) Además es envidiosa, alguien que recela… Cuando fallece de este estado, dondequiera que renace, regresa a este mundo (i) hermosa, atractiva y agraciada, poseedora de la suprema belleza de la tez; (ii) pero es pobre, destituida y con pocas riquezas; además, (iii) carece de influencia.

“(4) He aquí, Mallika, alguna otra mujer aún (i) no es propensa a la ira ni se exaspera fácilmente… (ii) Ofrece cosas a los ascetas y brahmanes… (iii) Además no es envidiosa, alguien que no recela… Cuando fallece de este estado, dondequiera que renace, regresa a este mundo (i) hermosa, atractiva y agraciada, poseedora de la suprema belleza de la tez; (ii) rica,  con grandes posesiones y propiedades; y además, (iii) es influyente.

“Esta es la razón, Mallika, por la cual (1) algunas mujeres aquí son (i) feas, mal formadas y antiestéticas; (ii) pobres, destituidas e indigentes; y (iii) carentes de influencia. (2) Es por eso que otras mujeres son (i) feas, mal formadas y antiestéticas, pero (ii) ricas, con grandes posesiones y propiedades; y además (iii) influyentes. (3) Es por eso que otras mujeres aún son (i) hermosas, atractivas y agraciadas, poseedoras de la suprema belleza de la tez; pero (ii) pobres, destituidas e indigentes; además (iii) carentes de influencia (4) Y es por eso que aún otras mujeres son (i) hermosas, atractivas y agraciadas; poseedoras de la suprema belleza de la tez; (ii) ricas, con grandes posesiones y propiedades; y además (iii) influyentes”.

Cuando se dijo esto, la princesa Mallika dijo al Bienaventurado:

“(i) Supongo, Venerable Señor, que en alguna de mis vidas previas era propensa a la ira y me exasperaba fácilmente; que incluso, cuando fui levemente criticada, perdía mis estribos y llegaba a ser irritada, hostil y obstinada; demostraba mi ira, odio y amargura. Por eso soy fea, mal formada y antiestética. (ii) Pero supongo también que en alguna vida previa ofrecía cosas a los ascetas y brahmanes: comida y bebida; ropa y carros; guirnaldas, perfumes, ungüentos, ropa de cama, viviendas y lámparas. Por eso soy rica, con grandes posesiones y propiedades. (iii) Y supongo también que en alguna vida previa no era envidiosa, ni alguien que recela, se resiente, regatea las ganancias, el honor, el respeto, la estima, el homenaje y las alabanzas a los demás. Por eso soy influyente. En esta corte hay muchachas de khattiyas, brahmanes y hombres hogareños sobre los cuales ejerzo el poder.

“De aquí en adelante, Venerable Señor, (i) no seré más propensa a la ira ni me exasperaré fácilmente. Incluso, cuando sea levemente criticada, no perderé mis estribos ni llegaré a ser irritada, hostil ni obstinada; no demostraré mi ira, odio ni amargura. (ii) Además, ofreceré cosas a los ascetas y brahmanes: comida y bebida; ropa y carros; guirnaldas, perfumes, ungüentos, ropa de cama, viviendas y lámparas. (iii) Y también no seré envidiosa, ni alguien que recela, se resiente, regatea las ganancias, el honor, el respeto, la estima, el homenaje ni las alabanzas a los demás.

“¡Excelente, Venerable Señor! ¡Excelente, Venerable Señor! El Bienaventurado esclareció el Dhamma de diferentes maneras, como si enderezara lo que estaba torcido, revelara lo que estaba oculto, mostrara el camino a los que estaban perdidos o sostuviera una lámpara en medio de la oscuridad de manera tal que los de buena vista pudieran ver las formas. Ahora voy por refugio al Bienaventurado, al Dhamma y al Sangha de los monjes. Que el Bienaventurado me considere como su seguidor laico a partir de ahora, que ha ido por refugio de por vida”.

 


FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2012). Mallika en The Numerical Discourses of the Buddha: A Translation of the Anguttara Nikaya. Boston: Wisdom Publications. Pp. 345-347.

“Mallikadevisuttam” en Digital Pali Reader.


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Federico Angulo y  Anton P. Baron

Publicación del Bosque Theravada, 2014.

 

Visto 1126 veces