Jueves, 24 Abril 2008 09:35

Los últimos días

Valora este artículo
(3 votos)

Por Anton Baron

Los últimos acontecimientos de la vida del Buda, los sucesos que ocurrieron cuando cumplió los ochenta años, están registrados en una de las escrituras budistas más conocidas, llamada Mahaparinibbana Sutta, que significa "Discurso sobre el Gran Paso", pero que se conoce también en el occidente con el nombre de "Los últimos días del Buda". Este Sutta contiene, en forma resumida, casi toda la gran riqueza de la enseñanza que el Buda impartió a lo largo de su ministerio: incluye sus instrucciones finales sobre cómo debería practicarse el budismo después de su muerte, recuerda sintéticamente sus principales y fundamentales lecciones y describe, en un simple y conmovedor lenguaje, el drama humano de los seguidores del Buda que fueron testigos de su dolorosa partida.

La historia cuenta, que cuando el Buda cumplió los ochenta años y sintió que sus días en este mundo estarían llegando a su fin, decidió pasarlos en un pequeño pueblo del norte de la India, llamado Kusinaga. Durante su viaje, recorrió con el grupo de sus discípulos, los diferentes pueblos, impartiendo enseñanzas sobre el futuro bienestar del orden de los monjes y las monjas y sintetizando sus doctrinas fundamentales: los factores que llevan a la iluminación, las Cuatro Nobles Verdades, el Óctuple Sendero que lleva a la liberación, las instrucciones sobre la moralidad, la concentración y la sabiduría; todo esto, para poner fin al sufrimiento.

Cuando el Buda y sus discípulos llegaron a un lugar llamado Pava, el hijo del orfebre de este pueblo, de nombre Cunda, invitó a los ilustres huéspedes a una comida especial conocida, en el idioma pali, como sukaramaddava. Los estudios no están de acuerdo sobre si se trataba de un plato de hongos o de una comida hecha de carne de cerdo, pero lo cierto es que luego de alimentarse con el refrigerio de Pava, el Buda sufrió un repentino ataque de disentería o un cólico agudo, al cual resistió con un extremo esfuerzo, lo que debilitó mucho su ya delicada salud. En consecuencia, se decidió inmediatamente continuar el viaje hacia el destino final.

Una vez llegados a Kusinaga, el Buda, muy cansado y debilitado, pidió a uno de sus discípulos más cercanos de nombre Ananda, que le preparara un diván entre los árboles para poder recostarse. La leyenda cuenta que, gracias a la influencia de los devas, los árboles de aquel sitio florecieron fuera de la época y las flores caían sobre Buda como una señal de respeto y honra. Entonces el Buda dirigió estas significativas palabras a su discípulo: “Ananda, en esta gran sala de árboles hay una lluvia de flores sobre mi como muestra de respeto. Pero ésta no es la forma de cómo se debería respetarme u honrarme. Preferiría, que los monjes y las monjas, los hombres y las mujeres seglares que son mis seguidores, vivieran de acuerdo con mis enseñanzas; ésta sería la mejor forma de honrarme y respetarme”.

 

01_09.jpg

“Parinibbana”: el paso del Buda al Nibbana Final es uno de los motivos
más frecuentes de la imaginería budista tradicional.


Después de esto, el Buda comunicó a Ananda que esta misma noche pasaría al nibbana definitivo y que el mismo Ananda pronto se liberaría de todos sus males y también alcanzaría la condición de arahant (completamente liberado).

Cuando la gente del pueblo de Kusinaga se enteró que el Buda estaba gravemente enfermo y a punto de dar por terminada su vida, arribó en masa al lugar en el cual el mismo se encontraba para rendirle homenaje y despedirse de él para siempre. Pero antes que esto sucediera, la historia cuenta que un cierto asceta mendigante llamado Subhadda el cual, teniendo la información, según la cual el Buda se encontraba en este lugar, quiso verlo y, una vez estando frente a su lecho, le hizo la siguiente pregunta: “Oh Gotama, he aquí que existen muchos famosos maestros religiosos quienes enseñan doctrinas diferentes de las que tu impartes. Siendo así, ¿es posible que ellos también pudieron haber llegado a descubrir la verdad, tal como lo revindican,? ¿O, quizá solo algunos de ellos la descubrieron, mientras que los otros no?”

Ya es suficiente, Subhadda -le interrumpió el Buda- La verdad que no debería preocuparte lo que los otros maestros enseñan. Cualquier doctrina que no tiene en cuenta la enseñanza sobre el Noble Óctuple Sendero que lleva a la liberación, tampoco llevará a la santidad y liberación. Pero las doctrinas que enseñan dicho Sendero, llevarán a las personas a alcanzar la liberación (a ser los arahants). En esta mi enseñanza, Oh Subhadda, se encuentra el Noble Óctuple Sendero y también entonces, los arahants pueden ser hallados entre nosotros (Mahaparinibbana Sutta).

 

01_10.jpg

Stupa, es una de las construcciones sagradas budistas más significativas. Es una especie de tumba o monumento.
Se cuenta que cuando los monjes preguntaron al Buda sobre qué deberían hacer con su cuerpo después de su muerte,
éste no contestando nada, sólo tomó su tazón de comer y lo colocó al revés, de manera tal que su fondo quedó hacia arriba.
Puesto de esta forma, el tazón se asemejó a una especie de tumba o sepulcro que se acostumbraba construir en esta época.
Los discípulos entendieron, entonces, que algo parecido debería hacerse con el cuerpo de su maestro.
De ahí que, una vez cremado el cuerpo del Buda, sus cenizas fueron compartidas entre ocho Stupas.

 

Se cuenta que luego de haber escuchado al Buda, Subhadda pidió ser admitido al orden de los monjes, algo que le fue concedido y pronto, a través de mucha diligencia y esfuerzo, ha alcanzado el estado de Iluminación.

Finalmente, el Buda se dirigió a sus discípulos con estas palabras: “Si alguien de ustedes tiene alguna duda sobre el Buda, su enseñanza o sobre la orden de los monjes, pregúnteme ahora mientras todavía estoy con ustedes, para que luego no tenga que lamentarse”. Pero resultó que ninguno de los monjes pronunció una sola palabra. Por más que el Buda se hubo dirigido dos veces más con la misma pregunta, los monjes permanecieron en silencio. “Quizá, esto se deba al respeto que tienen Ustedes hacia su maestro, y es por eso que no hacen preguntas -dijo el Buda- Seamos, entonces amigos, oh monjes; díganlo como si fuera de un amigo a otro”. Pero aún así, ningún monje había expresado duda alguna.

En esta oportunidad, Ananda respondió en nombre de toda la comunidad: “¡Esto es maravilloso! ¡Realmente sorprendente! Yo creo que entre toda esta compañía de los monjes no hay ni uno solo que tenga duda alguna sobre el Buda, sobre su enseñanza o sobre el orden de los monjes”. “Ya lo sé Ananda -respondió el Buda- que entre todos estos quinientos monjes congregados en este lugar no hay ni uno solo que no haya progresado espiritualmente y que no estuviera destinado a obtener la iluminación”. Luego, el Buda una vez más se dirigió a sus monjes y pronunció estas sus últimas palabras: “Presten atención, oh monjes, este es mi último consejo que les doy: dado que todas las cosas de este mundo están sujetas a cambio y no son duraderas, trabajen arduamente para ganar su liberación”.

Después de haber pronunciado estas palabras, el Buda entró en un profundo estado de meditación y falleció o, según la tradición budista, pasó al perfecto estado de Nibbana. Este hecho ocurrió en una noche de luna llena del mes de mayo del año 483 antes de la era común. Este mes, según el antiguo calendario de la India, se llamaba Vesak y es por esto, que la tradicional celebración que los budistas realizan cada año durante esta fecha, lleva este mismo nombre.

Visto 3325 veces Modificado por última vez en Domingo, 30 Enero 2011 19:15