Jueves, 10 Julio 2008 14:04

AN 2,99-118 Balavagga - Capítulo de los tontos

Valora este artículo
(0 votos)

Diferentes características de las personas sabias y tontas.

Monjes, existen dos personas que son imbéciles. ¿Quiénes son? Son Aquel que sostiene la carga del futuro y Aquel que no sostiene la carga del presente.

Monjes, existen dos personas que son sabias. ¿Quiénes son? Son Aquel que sostiene la carga del presente y Aquel que no sostiene la carga del futuro.

Monjes, existen dos personas que son imbéciles. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe aquello no adecuado como adecuado y Aquel que percibe aquello adecuado como no adecuado.

Monjes, existen dos personas que son sabias. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe aquello no adecuado como no adecuado y Aquel que percibe aquello adecuado como adecuado.

Monjes, existen dos personas que son imbéciles. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe una ofensa cuando no existe ninguna ofensa y Aquel que no percibe una ofensa como una ofensa.

Monjes, existen dos personas que son sabias. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe una ofensa cuando existe una ofensa y Aquel que no percibe una ofensa cuando no existe ninguna ofensa.

Monjes, existen dos personas que son imbéciles. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe aquello incorrecto como correcto y Aquel que percibe aquello correcto como incorrecto.

Monjes, existen dos personas que son sabias. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe aquello incorrecto como incorrecto y Aquel que percibe aquello correcto como correcto.

Monjes, existen dos personas que son imbéciles. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe la no disciplina como disciplina y Aquel que percibe la disciplina como no disciplina.

Monjes, existen dos personas que son sabias. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe la no disciplina como no disciplina y Aquel que percibe la disciplina como disciplina.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que duda cuando no existe ningún motivo para dudar y Aquel que no duda cuando existe algún motivo para dudar.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos no aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que no duda cuando no existe ninguna razón para dudar y Aquel que duda cuando existe algún motivo para dudar.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe aquello no adecuado como adecuado y aquello que percibe aquello adecuado como no adecuado.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos no aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe aquello no adecuado como no adecuado y Aquel que percibe aquello adecuado como adecuado.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe una ofensa cuando no existe ninguna ofensa y Aquel que percibe una ofensa como una no ofensa.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos no aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe una ofensa cuando existe una ofensa y Aquel que percibe una no ofensa cuando no existe ninguna ofensa.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe la enseñanza incorrecta como enseñanza correcta y Aquel que percibe la enseñanza correcta como enseñanza incorrecta.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos no aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe la enseñanza incorrecta como enseñanza incorrecta y Aquel que percibe la enseñanza correcta como enseñanza correcta.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe la no disciplina como disciplina y Aquel que percibe la disciplina como no disciplina.

Monjes, existen dos personas cuyos deseos no aumentan. ¿Quiénes son? Son Aquel que percibe la no disciplina como no disciplina y Aquel que percibe la disciplina como disciplina.


Traducción: Albert Biayna Gea

En http://www.tipitaka.cjb.net/

 

Visto 2508 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Abril 2010 18:56