Viernes, 11 Julio 2008 20:05

AN 3,51-52 Pathamadvebrahmana y Dutiyadvebrahmana Sutta – Primer y segundo discurso con dos brahmanes

Valora este artículo
(0 votos)

El control sobre nuestras acciones, palabras y pensamientos, se convierte en nuestro refugio, una vez partamos de esta vida.


AN 3,51 Pathamadvebrahmana Sutta – Primer discurso con dos brahmanes

[Leer en pali]

[51] Entonces, dos brahmanes que eran ancianos de edad, consumidos por la vejez y avanzados en la vida, arribados a la última etapa de su espacio vital, de ciento veinte años, se acercaron al Bienaventurado e intercambiaron con él cordiales saludos. Cuando concluyeron sus saludos y amables palabras de bienvenida, se sentaron a un lado y dijeron al Bienaventurado:

“Maestro Gotama, somos brahmanes ancianos… de ciento veinte años. Pero no hemos hecho aún nada bueno ni beneficioso, tampoco hemos hecho refugio alguno para nosotros. Que el maestro Gotama nos exhorte y nos instruya de manera tal que nos conduzcamos hacia nuestro bienestar y felicidad por largo tiempo”.

“Es cierto, brahmanes, sois brahmanes ancianos… de ciento veinte años, pero no habéis hecho aún nada bueno ni beneficioso, tampoco habéis hecho refugio alguno para vosotros. En efecto, este mundo está barrido por la vejez, la enfermedad y la muerte; cuando uno se haya ido, el autocontrol corporal, verbal y mental va a proveer un refugio, un puerto, una isla, un amparo y un apoyo”.

La vida se barre y corto es el espacio vital,

no hay refugio para quien ha crecido en años.

Viendo claramente el peligro en la muerte,

uno debería hacer acciones meritorias que traigan felicidad.

Cuando alguien abandona [esta vida],

el autocontrol sobre su cuerpo, habla y mente,

y las acciones meritorias que uno realizó a lo largo de la vida,

le conducen a la felicidad.

 

AN 3,52 Dutiyadvebrahmana Sutta – Segundo discurso con dos brahmanes

[Leer en pali]

[52] Entonces, dos brahmanes que eran ancianos… [igual que en el sutta anterior]

“…Que el maestro Gotama nos exhorte y nos instruya de manera tal que nos conduzcamos hacia nuestro bienestar y felicidad por largo tiempo”.

“Es cierto, brahmanes, sois brahmanes ancianos… de ciento veinte años, pero no habéis hecho aún nada bueno ni beneficioso, tampoco habéis hecho refugio alguno para vosotros. En efecto, este mundo está barrido por la vejez, la enfermedad y la muerte; pero por más que este mundo esté barrido por la vejez, la enfermedad y la muerte, cuando uno se haya ido, el autocontrol corporal, verbal y mental va a proveer un refugio, un puerto, una isla, un amparo y un apoyo”.

Cuando una casa está en llamas,

el recipiente que será útil,

es aquel que está retirado,

no uno que se quema adentro.

Así que, puesto que el mundo está en llamas,

con la vejez y la muerte,

uno debería retirarse mediante las dádivas:

aquello que es donado, está bien resguardado.  

Cuando alguien abandona [esta vida],

el autocontrol sobre su cuerpo, habla y mente,

y las acciones meritorias que uno realizó a lo largo de la vida,

le conducen a la felicidad.

 


FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2012). Two Brahmins (1) y (2) en The Numerical Discourses of the Buddha: A Translation of the Anguttara Nikaya. Boston: Wisdom Publications. Pp. 249-250.

“Pathamadvebrahmanasutta” y “Dutiuadvebrahmanasutta” en World Tipitaka Edition


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Federico Angulo y Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2012.  

 

Visto 2424 veces Modificado por última vez en Domingo, 15 Octubre 2017 04:53