Sábado, 23 Agosto 2008 23:06

AN 10,69-70 Kathavatthu Sutta (1 y 2) - Dos discursos sobre los tópicos de conversación

Valora este artículo
(1 Voto)

Estos dos suttas se ocupan del mismo tema: en el primero, el Buda ofrece diez tópicos saludables de conversación, como alternativa de las charlas frívolas, mientras que en el segundo, ejemplificia de qué manera las pláticas se convierten en dignas de elogio.


AN 10,69 Kathavatthu Sutta – Discurso sobre los tópicos de conversación

 
Esto he oído. En una ocasión, el Bienaventurado estaba en el Bosquecillo de Jeta en Savatthi, en el Parque de Anathapindika. Allí, un gran número de monjes, al retornar de su habitual ronda en busca de donativos de comida y al haberse alimentado, se reunió en el vestíbulo para charlar sobre diferentes tópicos superfluos, como los reyes, los ladrones, los ministros del estado, los ejércitos, las preocupaciones vanas, las batallas, la comida y la bebida, la vestimenta, el mobiliario, las guirnaldas y los perfumes, los parientes, los vehículos, los pueblos, las poblaciones, las ciudades y las campiñas, las mujeres y los héroes, el chismorreo de la calle también, los cuentos sobre los espíritus y la desgana, la creación del mundo y del mar y las pláticas sobre si las cosas existen o no.
 

Entonces, el Bienaventurado, cuando se hizo de tarde, salió de su reclusión y fue al lugar de la reunión. Llegando ahí, se sentó en el asiento que estaba preparado para él y, una vez sentado, se dirigió a los monjes con estas palabras: “¿Cuál es tópico de la conversación, monjes, que os ha reunido aquí? ¿En medio de qué tema yo interrumpí vuestra plática?”

 

“Justo ahora, señor, al retornar de nuestra ronda en busca de donativos de comida y al habernos alimentado, nos reunimos en este vestíbulo para charlar sobre diferentes tópicos, como los reyes, los ladrones, los ministros del estado, los ejércitos, las preocupaciones vanas, las batallas, la comida y la bebida, la vestimenta, el mobiliario, las guirnaldas y los perfumes, los parientes, los vehículos, los pueblos, las poblaciones, las ciudades y las campiñas, las mujeres y los héroes, el chismorreo de la calle también, los cuentos sobre los espíritus y la desgana, la creación del mundo y del mar y las pláticas sobre si las cosas existen o no.”

 

“Monjes, esto no es correcto que los hijos de las buenas familias, los que abandonaron la vida hogareña para cultivar el estilo de vida sin hogar, se ocupasen en semejantes tópicos de conversación, como los reyes, los ladrones... y las pláticas sobre si las cosas existen o no.

 

“En vez de esto, existen diez clases de tópicos propios de conversación. ¿Cuáles diez?

 

“[1] pláticas sobre la modestia;

 

[2] pláticas sobre el contentamiento,

 

[3] pláticas sobre la reclusión,

 

[4] pláticas sobre la simpleza,

 

[5] pláticas sobre cómo despertar la persistencia,

 

[6] pláticas sobre la virtud,

 

[7] pláticas sobre la concentración,

 

[8] pláticas sobre el discernimiento,

 

[9] pláticas sobre la liberación,

 

[10] pláticas sobre el conocimiento y la visión de la liberación.

 

“Éstas son, monjes, las diez clases de tópicos propios de conversación. Si vosotros os ocupáis frecuentemente en estos diez tópicos de conversación, podréis eclipsar inclusive al sol y la luna, con la majestuosidad y el poder. No se hable nada de los ascetas ambulantes de las otras sectas”.

 

AN 10,70 Dutiyakathavatthu Sutta – Segundo discurso sobre los tópicos de conversación

 

Esto he oído. En una ocasión, el Bienaventurado estaba en el Bosquecillo de Jeta en Savatthi, en el Parque de Anathapindika. Allí, un gran número de monjes, al retornar de su habitual ronda en busca de donativos de comida y al haberse alimentado, se reunieron en el vestíbulo para charlar sobre diferentes tópicos superfluos, como los reyes, los ladrones, los ministros del estado, los ejércitos, las preocupaciones vanas, las batallas, la comida y la bebida, la vestimenta, el mobiliario, las guirnaldas y los perfumes, los parientes, los vehículos, los pueblos, las poblaciones, las ciudades y las campiñas, las mujeres y los héroes, el chismorreo de la calle también, los cuentos sobre los espíritus y la desgana, la creación del mundo y del mar y las pláticas sobre si las cosas existen o no.

 

Entonces, el Bienaventurado, cuando se hizo de tarde, salió de su reclusión y fue al lugar de la reunión. Llegando ahí, se sentó en el asiento que estaba preparado para él. Una vez sentado, se dirigió a los monjes con estas palabras: “¿Cuál es tópico de la conversación que os ha reunido aquí? ¿En medio de qué tema yo interrumpí vuestra plática?”

 

“Justo ahora, señor, al retornar de nuestra ronda en busca de donativos de comida y al habernos alimentado, nos reunimos en este vestíbulo para charlar sobre diferentes tópicos, como los reyes, los ladrones, los ministros del estado, los ejércitos, las preocupaciones vanas, las batallas, la comida y la bebida, la vestimenta, el mobiliario, las guirnaldas y los perfumes, los parientes, los vehículos, los pueblos, las poblaciones, las ciudades y las campiñas, las mujeres y los héroes, el chismorreo de la calle también, los cuentos sobre los espíritus y la desgana, la creación del mundo y del mar y las pláticas sobre si las cosas existen o no.”

 

“Monjes, esto no es correcto que los hijos de las buenas familias, los que abandonaron la vida hogareña para cultivar el estilo de vida sin hogar, se ocupasen en semejantes tópicos de conversación, como los reyes, los ladrones... y las pláticas sobre si las cosas existen o no.

 

“En vez de esto, monjes, existen diez ejemplos dignos de ser elogiados. ¿Cuáles diez?

 

“Este es el caso, monjes, del monje que es modesto y, en su plática, promueve la modestia. El hecho de que él sea modesto y promueva la modesta en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“Además, monjes, él está satisfecho con lo poco y, en su plática, promueve el contentamiento. El hecho de que él esté fácilmente satisfecho y promueva el contentamiento en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“También, monjes, él vive en la reclusión y, en su plática, promueve la reclusión. El hecho de que él viva recluido y promueva la reclusión en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“También, monjes, él vive de manera simple y, en su plática, promueve la simpleza. El hecho de que él viva de manera simple y promueva la simpleza en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“Además, monjes, él tiene su persistencia despierta y, en su plática, promueve el despertar de la persistencia. El hecho de que él tenga su persistencia despierta y promueva el despertar de la persistencia en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“También, monjes, él está consumado en la virtud y, en su plática, promueve la vida virtuosa. El hecho de que él esté consumado en la virtud y promueva la vida virtuosa en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“Además, monjes, él está consumado en la concentración y, en su plática, promueve la práctica de la concentración. El hecho de que él esté consumado en la concentración y promueva la práctica de la concentración en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“También, monjes, él está consumado en el discernimiento y, en su plática, promueve la práctica del discernimiento. El hecho de que él esté consumado en el discernimiento y promueva la práctica del discernimiento en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“Además, monjes, él está consumado en la liberación y, en su plática, promueve el logro de la liberación. El hecho de que él sea liberado y promueva el logro de la liberación en su conversación, es digno de ser elogiado.

 

“Finalmente, monjes, él está consumado en el conocimiento y en la visión de la liberación y, en su plática promueve el conocimiento y la visión de la liberación. El hecho de que él esté consumado en el conocimiento y en la visión de la liberación y promueva el conocimiento y la visión de la liberación, es digno de ser elogiado.

 

“Monjes, éstos son los diez ejemplos dignos de ser elogiados.”

 

FUENTES:
 

“Pathamakathavatthusuttam” y “Dutiyakathavatthusuttam” en Chattha Sangayana. CD-Rom, Versión 3.

 

THANISSARO BHIKKHU [en línea] Kathavatthu Sutta: Topics of conversation (1). (18/06/2006)

 

_______ [en línea] Kathavatthu Sutta: Topics of conversation (2). (18/06/2006)

 

WOODWARD, F.L. (2003) “Topics of talk (a) y (b)” en The Book of The Gradual Sayings (Anguttara Nikaya) or More-Numbered Suttas. Vol. V: The Book of the Tens and Elevens. Oxford, Pali Text Society. Págs. 86-88.

 

Traducido por Anton P. Baron

Publicación de Bosque Theravada, 2008.

 

Visto 4381 veces Modificado por última vez en Jueves, 27 Julio 2017 02:36