Lunes, 08 Septiembre 2008 16:54

MN 22 Alagaddupama Sutta - 8. Tergiversación del Tataghata

Valora este artículo
(0 votos)

“Hablando de esta manera, monjes, enseñando esto, fui erróneamente, falsamente y vanamente tergiversado por algunos brahmines y ascetas, quienes decían: ‘El asceta Gotama es uno que induce al error. Él enseña aniquilamiento, la destrucción y la exterminación de los seres existentes.’ Pero como no yo soy así y como nunca dije esto, he sido erróneamente, falsamente y vanamente tergiversado por estos brahmines y ascetas quienes decían de mí: ‘El asceta Gotama es uno que induce al error. Él enseña aniquilamiento, la destrucción y la exterminación de los seres existentes.’

“Monjes, al igual que antes, así también ahora lo que yo enseño es el sufrimiento y el cese del sufrimiento. Cuando algunos insultan, abusan, provocan, se burlan, molestan y hostigan al Tathagata, el Tathagata no siente odio, resentimiento ni descontento en su corazón por causa de esto. Y cuando otros honran, respetan, reverencian y veneran al Tathagata, el Tathagata no siente deleite, alegría o elevación del corazón por eso. Cuando algunos honran, respetan, reverencian y veneran al Tathagata, el Tathagata tiene este pensamiento: ‘Ellos ofrecen este servicio a esto [1] , porque previamente lo fue plenamente comprendido.’

“Por eso, monjes, cuando algunos os insultan, abusan, provocan, se burlan de vosotros, os molestan y hostigan, vosotros no debéis sentir el odio, resentimiento ni descontento en vuestro corazón por causa de esto. Y cuando otros os honran, respetan, reverencian y veneran, tampoco debéis sentir deleite, alegría o elevación del corazón por eso. Cuando algunos os honran, respetan, reverencian y veneran debéis tener este pensamiento: ‘Ellos ofrecen este servicio a esto, porque previamente lo fue plenamente comprendido.’”


 

[1] Los comentarios explican que por “esto” se debe entender a los cinco componentes (khandas). En otras palabras, el Buda dice que los honores y respetos apuntan a estos cinco componentes. Desde que él no esté más sujeto a las pasiones, aversions o falsas ilusiones acerca de los cinco componentes, él ya no rebosa de alegría cuando alguien le rinde honores.

 

Visto 1701 veces Modificado por última vez en Lunes, 04 Octubre 2010 20:17