Jueves, 22 Enero 2009 11:12

¿Soy un budista?

Valora este artículo
(2 votos)

A menudo la gente pregunta a los budistas "¿Cómo fue que te convertiste al budismo?" o "¿Cómo se sabe que uno es budista?" Bhikkhu Jagaro trata de responder a estas preguntas a partir de las palabras que nos dejó al respecto el mismo Buda histórico.

Por Jagaro Bhikkhu

jagaro2Al enseñar a personas que recientemente encontraron el budismo, a menudo me hacen la pregunta: ¿Cómo se convirtió en budista?" o "¿Cómo se sabe cuando es un budista?". Este tipo de pregunta es, de hecho, sana y animada no sólo entre aquellos que son nuevos en el budismo, sino entre las personas que nacieron y crecieron como budistas. Entonces, continúe y pregúntese: "¿soy un budista?" Espero que haya muchos que contesten "Si" y aquellos que digan "no", pero me pregunto cuántos pensarán "Oh... Ahm... No sé". Así que contemplemos este asunto de ser un budista un poco más.Para comenzar nuestra investigación puede valer la pena saber lo que el Buddha dijo sobre el asunto. El siguiente episodio es tomado de las escrituras budistas (Anguttara Nikaya, Vol. IV):

“Una vez, el Señor moraba entre los Sakyas en el Monasterio del Árbol Banyan en Kapilavatthu, y mientras estaba allí, Mahanama el Sakya se acercó a él y preguntó:“¿Cómo, Señor, uno se convierte en un discípulo laico?”

“Cuando uno toma refugio en el Buddha, el Dhamma y el Sangha, entonces se es un discípulo laico”.

“¿Cómo, Señor, se es un discípulo laico virtuoso?”

“Cuando el discípulo laico se abstiene de matar, robar, conducta sexual incorrecta, mentir y beber intoxicantes, entonces es virtuoso.”

Aquí el Buddha claramente establece que tomando refugio en el Buddha, el Dhamma y el Sangha uno se convierte en discípulo o, en la terminología moderna, en un budista. La fórmula clásica de ir al refugio ha sido transmitida desde el tiempo del Buddha como sigue:

Buddham Saranam Gacchami (Voy por refugio al Buddha)

Dhammam Saranam Gacchami (Voy por refugio al Dhamma)

Sangham Saranam Gacchami (Voy por refugio al Sangha)

Sin embargo, uno no se hace un budista por la mera repetición de estas palabras, ni por la elaboración de ningún otro ritual ceremonial o iniciación. De otra parte, aunque uno no haya realizado una ceremonia o ritual alguno, todavía se puede ser un budista. Esta es una elección voluntaria que hace cuando tiene la suficiente confianza en el Maestro y en la Enseñanza. En los comentarios a las escrituras se explica esto como: "Es un acto de conciencia desprovisto de contaminaciones, motivado por la confianza en y la reverencia hacia la Gema Triple…”

Aquí me gustaría relatar algo de mi propia experiencia para ayudar a explicar este punto. Cuando entré por primera vez en contacto con el Budismo no me consideraba una persona religiosa. Si algo, pensaba en mí como un ateo y sentía que la religión tenía poca importancia en la vida real. No obstante, encontré las enseñanzas del Buddha y, en particular, la práctica de la meditación muy atractiva. Tenía el deseo de encontrar más acerca de eso y esto me condujo al monasterio donde eventualmente fui ordenado como monje.

Un día un joven estudiante tailandés, queriendo practicar su inglés, casualmente me preguntó "¿Es usted budista?" Pero en mi mente me preguntaba si en realidad era un budista. Debo confesar que ésta era una posición extraña de estar -¡un monje budista que no sabe si es un budista! Aunque aquella situación persistió durante más de un año antes de que el significado tanto de la pregunta como de la respuesta se hicieran claros para mi.

Durante ese año como continué estudiando y practicando el Dhamma, comencé a sentirme muy confortable con la enseñanza y cada vez más confiado en que éste era el camino para mí. Con esto vino el reconocimiento conciente de que había escogido al Buddha como mi Maestro y lo había considerado como la encarnación de los ideales espirituales de paz y liberación. También había escogido seguir el camino contenido en su enseñanza (el Dhamma) estando confiado en que podría alcanzar la liberación. Y mientras este sobre este camino buscaría orientación y trataría de emular el ejemplo de todos los nobles discípulos que constituyen el Sangha. ¡Era en verdad maravilloso descubrir que era un budista y no solamente un monje budista!

Ahora, convertirse en un budista no significa que uno deba estar de acuerdo con todo lo que le enseñan o es practicado por todas las incontables sectas y grupos budistas en todo el mundo. Tampoco tenemos que creer que este es el único camino y que todas las demás religiones no son buenas. Simplemente significa que habiendo observado y probado esta enseñanza del Buddha, habiendo tratado y habiendo visto que realmente funciona, se tiene confianza en ello y decide tomar refugio en el Buddha, el Dhamma y el Sangha.

Sin embargo, si todavía no está seguro de si es un budista o no lo es, no se preocupe por eso, sólo continúe practicando.

Con Metta,

Jagaro Bhikkhu


 

FUENTE:

Newsletter, Abril-Junio 1990, Sociedad Budista de Australia Occidental.

http://www.bswa.org/modules/icontent/index.php?page=72


Traducido del inlés por Upasika para el Bosque Theravada © 2009

Edición de Bosque Theravada © 2009

Términos del uso del Bosque Theravada: Puedes copiar, reformatear, reimprimir, volver a publicar y redistribuir este trabajo a través de cualquier medio, siempre que (1) hagas que estas copias, etc. sean disponibles de manera libre de costo; (2) indiques claramente que cualquier derivación de esta obra (incluida la traducción) debe señalar como fuente éste documento e (3) incluyas el texto completo de esta licencia en cualquier copia o derivación de esta obra. Por lo demás, todos los derechos reservados.

Visto 4258 veces Modificado por última vez en Miércoles, 12 Mayo 2010 20:07
Jagaro Bhikkhu

Discípulo de Venerable Ajahn Chah, pasó diez años dentro y en los alrededores de su monasterio, Wat Nong Pah Pong, y sus monasterios dependientes. En 1.979, Ajahn Chah invitó a Ajahn Jagaro a convertirse en abad en Wat Pah Nanachat.