Sábado, 26 Abril 2008 22:31

Recto esfuerzo

Valora este artículo
(3 votos)

Con este paso empieza la última sección del Óctuple Sendero relacionada con el desarrollo de la concentración y meditación.

Quizá nos sorprenda que el esfuerzo no haga referencia a los asuntos más prácticos de la vida relacionados, por ejemplo, con el correcto actuar, sino que se pertenezca e este grupo de pasos. Esto se debe a que, en el camino del Buda se considera la meditación y la concentración como el principal medio para lograr la última meta consistente en libración del sufrimiento, la iluminación, el despertar espiritual o el Nibbana. No importa cómo lo llamemos, lo importante es que aquel último objetivo sólo es posible de ser logrado mediante nuestro propio esfuerzo.

En la tradición budista se habla de cuatro formas del esfuerzo correcto:

(1) el esfuerzo por abandonar todo lo que en nuestras mentes no es saludable: los apegos, miedos, odios y enojos;

(2) el esfuerzo por mantener libre la mente de estas impurezas;

(3) el esfuerzo por desarrollar, cultivar y nutrir todo lo contrario, o sea, todo aquello que es provechoso para nuestra vida; y

(4) el esfuerzo por mantener en nuestra mente estos saludables estados.

Este esfuerzo correcto también suele resumirse en procurar mantenerse siempre consciente, mirar claramente y poner atención en todo lo que hacemos, pensamos, sentimos o hablamos. Todas las técnicas de meditación budista tienen por objeto este mismo fin. Estos ejercicios tienen un atractivo especial que es un sello liberador que le ponen los numerosos practicantes que, a lo largo de los 25 siglos de su existencia, demostraron que se lo puede llevar a cabo; sin embargo, ninguno de estos venerables maestros puede realizar nuestro propio trabajo: las técnicas por si solas tendrán muy poco efecto y valor, si es que no ponemos nuestro mejor esfuerzo en ejercitarlas.

El correcto esfuerzo, en otras palabras, debe ser orientado a mantener una conciencia constante, tal como lo relata el viejo cuento transmitido a través del budismo Zen, en el cual un monje de nombre Tenno, luego de haber practicado con su maestro a lo largo de diez años, lo que le permitía finalmente convertirse él mismo en un guía espiritual, visitó a otro famoso maestro de nombre Nan-in. Como era un día lluvioso, Tenno llevaba sus sandalias y el paraguas. “¿Dejaste tus sandalias y el paraguas a la entrada, no es cierto, Tenno?” -preguntó el maestro. Dado que esto, efectivamente era lo correcto, Nan-in siguió preguntando: “¿Podrías decirme si colocaste el paraguas a la derecha o a la izquierda de tus sandalias?”. Tenno no supo responder y quedó confuso. De repente, se dio cuenta de que no era todavía capaz de practicar la conciencia constante, por lo cual se hizo alumno del maestro Nan-in y estudió con él otros diez años más, hasta lograr el nivel deseado.

Visto 4661 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Junio 2010 18:07
Más en esta categoría: « Recto medio de vida Recta atención »