Miércoles, 08 Abril 2009 14:12

Parte II: Los Siete Conjuntos

Valora este artículo
(1 Voto)

G. Los Siete Factores de Iluminación

Pasajes del Canon Pali {92-100}

{92} En una ocasión, el Bienaventurado estaba morando en Saketa en el parque de los Venados de la arboleda Añjana. Entonces, un asceta errante de nombre Kundaliya se acercó al Bienaventurado e intercambió con él cordiales saludos. Cuando concluyeron sus amigables palabras de bienvenida, el asceta errante Kundaliya se dirigió al Bienaventurado con estas palabras:

“Maestro Gotama, yo soy uno de los que frecuenta a las asambleas en los parques. Después de comer, cuando termino mi desayuno, tengo la costumbre de vagar y recorrer de un parque a otro o de un jardín a otro. Allí veo a algunos ascetas y brahmines ocupados en discusiones que tienen por objeto defender sus propios dogmas y condenar los dogmas de otros. Pero, ¿cuál es el beneficio de la vida del maestro Gotama?”

“Kundaliya, el Tathagata vive para el beneficio y el fruto del verdadero conocimiento y liberación”.

“Pero, maestro Gotama, ¿cuáles son las cosas que, cuando son cultivadas y desarrolladas, conducen a la realización del verdadero conocimiento y liberación?”

“Kundaliya, los siete factores de Iluminación, cuando son cultivados y desarrollados, conducen a la realización del verdadero conocimiento y liberación.”

“Pero, maestro Gotama, ¿cuáles son las cosas que, cuando son cultivadas y desarrolladas, conducen a la realización de los siete factores de Iluminación?”

“Kundaliya, los cuatro fundamentos de la atención consciente, cuando son cultivados y desarrollados, conducen a la realización de los siete factores de Iluminación.”

“Pero, maestro Gotama, ¿cuáles son las cosas que, cuando son cultivadas y desarrolladas, conducen a la realización de los cuatro fundamentos de la atención consciente?”

“Kundaliya, las tres clases de la conducta correcta, cuando son cultivadas y desarrolladas, conducen a la realización de los cuatro fundamentos de la atención consciente.”

“Pero, maestro Gotama, ¿cuáles son las cosas que, cuando son cultivadas y desarrolladas, conducen a la realización de las tres clases de la conducta correcta?”

“Kundaliya, la restricción de las facultades sensoriales, cuando es cultivada y desarrollada, conduce a la realización de las tres clases de la conducta correcta.

“¿Y cómo es, Kundaliya, la restricción de las facultades sensoriales que, cuando es cultivada y desarrollada, conduce a la realización de las tres clases de la conducta correcta? He aquí, Kundaliya, el monje, habiendo visto alguna forma agradable a través del ojo, no la anhela, no se excita por ella ni genera por ella pasión. Su cuerpo permanece firme y su mente permanece firme, y él permanece bien compuesto y bien liberado para sus adentros. Pero, por otro lado, habiendo visto alguna forma desagradable a través del ojo, él no se desmaya por esto, no se intimida, no se desanima, permanece sin animadversión. Su cuerpo permanece firme y su mente permanece firme, y él permanece bien compuesto y bien liberado para sus adentros.

“Además, Kundaliya, el monje, habiendo escudado algún sonido agradable a través del oído… habiendo olfateado algún aroma agradable a través de la nariz… habiendo degustado algún sabor agradable a través de la lengua… habiendo percibido alguna agradable sensación táctil a través del cuerpo… habiendo conocido algún fenómeno mental agradable a través de la mente, no lo anhela, no se excita por él ni genera por él pasión. Su cuerpo permanece firme y su mente permanece firme, y él permanece bien compuesto y bien liberado para sus adentros. Pero, por otro lado, habiendo escuchado algún sonido desagradable a través del oído… habiendo olfateado algún olor desagradable a través de la nariz… habiendo probado algún sabor desagradable a través de la lengua… habiendo percibido alguna desagradable sensación táctil a través del cuerpo… habiendo conocido algún fenómeno mental desagradable a través de la mente, él no se desmaya por esto, no se intimida, no se desanima, permanece sin animadversión. Su cuerpo permanece firme y su mente permanece firme, y él permanece bien compuesto y bien liberado para sus adentros.

“Kundaliya, cuando el monje, después de haber visto la forma a través del ojo, logra que su cuerpo permanezca firme y su mente permanezca firme, y que él permanezca bien compuesto y bien liberado para sus adentros tanto cuando se trata de las formas agradables como desagradables; cuando el monje, después de haber escudado el sonido a través del oído… después de haber olfateado el aroma a través de la nariz… después de haber probado el sabor a través de la lengua… después de haber percibido la sensación táctil a través del cuerpo… después de haber conocido el fenómeno mental a través de la mente, logra que su cuerpo permanezca firme y su mente permanezca firme, y que él permanezca bien compuesto y bien liberado para sus adentros tanto cuando se trata de los fenómenos mentales agradables como desagradables, entonces, su restricción de las facultades sensoriales ha sido cultivada y desarrollada de tal manera, que él realiza las tres clases de la conducta correcta.

“¿Y cómo son, Kundaliya, las tres clases de la conducta correcta que, cuando son cultivadas y desarrolladas, conducen a la realización de los cuatro fundamentos de la atención consciente? He aquí, Kundaliya, el monje, habiendo abandonado la conducta incorrecta del cuerpo, desarrolla, a través de su cuerpo, una conducta correcta. Además, habiendo abandonado la conducta incorrecta del habla, desarrolla, a través de su habla, una conducta correcta. También, habiendo abandonado la conducta incorrecta de la mente, desarrolla, a través de su mente, una conducta correcta. Entonces, sus tres clases de la conducta correcta han sido cultivadas y desarrolladas de tal manera, que él realiza los cuatro fundamentos de la atención consciente.

“¿Y cómo son, Kundaliya, los cuatro fundamentos de la atención consciente que, cuando son cultivados y desarrollados, conducen a la realización de los siete factores de Iluminación?

[“Monjes, en cualquier ocasión, el monje permanece contemplando el cuerpo como un cuerpo, fervorosamente, plenamente atento y consciente, habiendo dejado atrás la codicia y el pesar por el mundo –en esta ocasión, se establece en él, una incesante atención consciente. En cualquier ocasión, cuando se establece en el monje, esta incesante atención consciente, en esta misma ocasión, despierta en él la atención consciente, como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización.

"Permaneciendo así, consciente, el monje investiga y examina este estado con sabiduría y se embarca en averiguar su totalidad –en esta ocasión, despierta en él la investigación de los estados mentales, como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización.

“En alguien que investiga y examina este estado mental con sabiduría y se embarca en averiguar su totalidad, despierta una inagotable energía. En cualquier ocasión, en la cual esta inagotable energía despierta en el monje que investiga y examina este estado mental con sabiduría y se embarca en averiguar su totalidad –en esta ocasión, despierta en él la energía como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización.

“En alguien, en quien despertó la energía, despierta también un arrobamiento supramundano. En cualquier ocasión, en la cual este arrobamiento supramundano haya despertado en el monje, en el cual despertó la energía –en esta ocasión, despierta en él el arrobamiento como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización.

“En alguien, que es arrebatado, el cuerpo y la mente llegan a tranquilizarse. En cualquier ocasión, en la cual el cuerpo y la mente del monje alegre se hayan tranquilizado –en esta ocasión, despierta en él la tranquilidad como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización.

“En alguien, cuyo cuerpo es tranquilo y que siente el placer, la mente llega a concentrarse. En cualquier ocasión, en la cual la mente del monje, cuyo cuerpo es tranquilo que siente placer, se haya concentrado –en esta ocasión, despierta en él la concentración como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización.

“Entonces, él observa esta mente así concentrada de cerca y con ecuanimidad. En cualquier ocasión, en la cual el monje observa de cerca y con ecuanimidad, la mente así concentrada –en esta ocasión, despierta en él la ecuanimidad como factor de iluminación. El monje lo desarrolla y, mediante este desarrollo, experimenta su realización."]

(De forma similar se hace el análisis de los restantes tres fundamentos de la atención consciente )

“¿Y cómo son, Kundaliya, los siete factores de Iluminación que, cuando son cultivados y desarrollados, conducen al verdadero conocimiento y liberación? He aquí, Kundaliya, el monje, desarrolla la atención consciente como factor de Iluminación, a través de la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Él desarrolla la discriminación de los estados mentales como factor de Iluminación… la energía como factor de Iluminación… el arrobamiento como factor de Iluminación… la tranquilidad como factor de Iluminación… la concentración como factor de Iluminación… la ecuanimidad como factor de Iluminación, a través de la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación.”

Cuando esto fue dicho, el asceta errante Kundaliya dijo al Bienaventurado: “¡Magnífico, maestro Gotama! ¡Excelente, maestro Gotama! El Dhamma ha sido esclarecido de diferentes maneras por el maestro Gotama. Es como si algo torcido se hubo enderezado, como si algo escondido se hubo revelado, como si a alguien que estaba perdido se hubo mostrado el camino, como si a alguien que estaba en tinieblas con ojos sanos se hubo encendido una lámpara. Yo voy por refugio al maestro Gotama, al Dhamma y al Sangha de los monjes. Desde este día en adelante, que el maestro Gotama se recuerde de mí como a uno de sus seguidores laicos, que se ha ido por refugio de por vida”.

SN 46,6 [MN 118 ]

 

{93} “¿Y de qué manera, monjes, la atención consciente en la respiración, cuando es cultivada y desarrollada, es muy fructífera y beneficiosa?

“He aquí, monjes, el monje, desarrolla la atención consciente como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración, a través de la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Él desarrolla la discriminación de los estados mentales como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración… la energía como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración… el arrobamiento como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración… la tranquilidad como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración… la concentración como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración… la ecuanimidad como factor de Iluminación acompañado por la atención consciente en la respiración, a través de la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación.”

“De esta manera, monjes, la atención consciente en la respiración, cuando es cultivada y desarrollada, es muy fructífera y beneficiosa.”

SN 54,2

 

{94} “¿Y cuál es, monjes, el método de exposición, por medio del cual los siete factores de iluminación llegan a ser catorce?

“Toda atención consciente puesta en las cosas internas es la atención consciente como factor de iluminación y toda atención consciente puesta en las cosas externas, también es la atención consciente como factor de iluminación. Así es cómo, hablando concisamente, la atención consciente como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Cada vez que uno investiga, examina y escruta las cosas internamente con sabiduría, esto es el análisis de los estados mentales como factor de iluminación y cada vez que uno investiga, examina y escruta las cosas externamente con sabiduría, esto también es el análisis de los estados mentales como factor de iluminación. Así es cómo, hablando concisamente, el análisis de los estados mentales como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Toda energía corporal es la energía como factor de iluminación y toda energía mental, también es la energía como factor de iluminación. Así es cómo, hablando concisamente, la energía como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Todo arrobamiento acompañado por el pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido es el arrobamiento como factor de iluminación y todo arrobamiento sin el pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido, también es el arrobamiento como factor de iluminación [6]. Así es cómo, hablando concisamente, el arrobamiento como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Toda tranquilidad corporal es la tranquilidad como factor de iluminación y toda tranquilidad mental, también es la tranquilidad como factor de iluminación. Así es cómo, hablando concisamente, la tranquilidad como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Toda concentración acompañada por el pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido es la concentración como factor de iluminación y toda concentración sin el pensamiento aplicado y el pensamiento sostenido, también es la concentración como factor de iluminación. Así es cómo, hablando concisamente, la concentración como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Toda ecuanimidad referente a las cosas internas es la ecuanimidad como factor de iluminación y toda ecuanimidad referente a las cosas externas, también es la ecuanimidad como factor de iluminación. Así es cómo, hablando concisamente, la ecuanimidad como factor de iluminación, por medio de este método de exposición, llega a ser doble.

“Éste es, monjes, el método de exposición, por medio del cual los siete factores de iluminación llegan a ser catorce.”

{95} Monjes, no conozco ninguna otra cosa que sea más favorable para el no-surgir de los factores de la iluminación no surgidos y para el no-desarrollo y no-finalización de los factores de la iluminación surgidos que la atención incorrecta. Monjes, cualquiera que piense sabiamente origina los factores de la iluminación no surgidos y desarrolla y finaliza los factores de la iluminación surgidos.

Monjes, no conozco ninguna otra cosa que sea más favorable para el surgir de los factores de la iluminación no surgidos y para el desarrollo y finalización de los factores de la iluminación surgidos que la correcta atención. Monjes, cualquiera que piense sabiamente origina los factores de la iluminación no surgidos y desarrolla y finaliza los factores de la iluminación surgidos.

AN 1,75-76

 

{96} “Monjes, voy a enseñaros el nutrimento y la desnutrición en respecto a los cinco impedimentos y los siete factores de iluminación. Escuchad y prestad atención que voy a hablar”...

[El nutrimento de los impedimentos] “¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir los deseos sensuales que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido? Este es, monjes, el signo de la belleza: cuando frecuentemente se fija en él una atención descuidada, el mismo se convierte en nutrimento que hace surgir los deseos sensuales que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la animadversión que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido? E ste es, monjes, el signo de asquerosidad: cuando frecuentemente se fija en él una atención descuidada, el mismo se convierte en nutrimento que hace surgir la animadversión que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la pereza y el letargo que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido? Este es, monjes, el descontento, la apatía, el flojo esfuerzo, la somnolencia después de la comida y la lentitud mental: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención descuidada, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la pereza y el letargo que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la inquietud y el remordimiento que aún no ha surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido? Esta es, monjes, la inquietud mental: cuando frecuentemente se fija en ella una atención descuidada, la misma se convierte en nutrimento que hace surgir la inquietud y el remordimiento que aún no han surgido e incrementa y expande aquéllos que ya han surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la duda que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido? E stas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la duda: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención descuidada, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la duda que aún no ha surgido e incrementa y expande aquélla que ya ha surgido.

[ii. El nutrimento de los factores de iluminación] “¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la atención consciente que ya ha surgido? E stas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la atención consciente como factor de iluminación: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la atención consciente que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la investigación de los estados mentales que ya ha surgido? Estos son, monjes, los saludables y los insanos estados mentales, estados mentales culpables y libres de culpa, estados inferiores y superiores, estados oscuros y brillantes con sus contrapartes: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización, la investigación de los estados mentales que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la energía que ya ha surgido? Estos son, monjes, el elemento del despertar, el elemento del esfuerzo y el elemento de la fortaleza: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la energía que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir el arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización el arrobamiento que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base del arrobamiento como factor de iluminación: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir el arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización el arrobamiento que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la tranquilidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, la calma mental y la tranquilidad del cuerpo: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la tranquilidad que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la concentración que ya ha surgido? Estos son, monjes, el signo de la serenidad y el signo de la no-dispersión: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en nutrimento que hace surgir la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la concentración que ya ha surgido.

“¿Y cuál es, monjes, el nutrimento que hace surgir la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la ecuanimidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la ecuanimidad como factor de iluminación: cuando frecuentemente se fija en ellas una atención cuidadosa, las mismas se convierten en nutrimento que hace surgir la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido y lleva al desarrollo y realización la ecuanimidad que ya ha surgido.

[iii. La desnutrición de los impedimentos] “¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de los deseos sensuales que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido? Este es, monjes, el signo de asquerosidad: cuando frecuentemente se fija en él una atención cuidadosa, el mismo se convierte en desnutrición que previene el surgimiento de los deseos sensuales que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la animadversión que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido? Esta es, monjes, la liberación de la mente a través del amor benevolente: cuando frecuentemente se fija en ella una atención cuidadosa, la mismo se convierte en desnutrición que previene el surgimiento de la animadversión que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la pereza y el letargo que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido? Estos son, monjes, el elemento del despertar, el elemento del esfuerzo y el elemento de la fortaleza: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en desnutrición que previene el surgimiento de la pereza y el letargo que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la inquietud y el remordimiento que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido? Esta es, monjes, la tranquilidad mental: cuando frecuentemente se fija en ella una atención cuidadosa, la misma se convierte en desnutrición que previene el surgimiento de la inquietud y el remordimiento que aún no han surgido e impide el incremento la expansión de aquéllos que ya han surgido .

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que previene el surgimiento de la duda que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido? Estos son, monjes, los saludables y los insanos estados mentales, estados mentales culpables y libres de culpa, estados inferiores y superiores, estados oscuros y brillantes con sus contrapartes: cuando frecuentemente se fija en ellos una atención cuidadosa, los mismos se convierten en desnutrición que previene el surgimiento de la duda que aún no ha surgido e impide el incremento la expansión de aquélla que ya ha surgido .

[iv. La desnutrición de los factores de iluminación] “¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la atención consciente que ya ha surgido? E stas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la atención consciente como factor de iluminación: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la atención consciente como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la atención consciente que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la investigación de los estados mentales que ya ha surgido? Estos son, monjes, los saludables y los insanos estados mentales, estados mentales culpables y libres de culpa, estados inferiores y superiores, estados oscuros y brillantes con sus contrapartes: el no fijar en ellos frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la investigación de los estados mentales como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la investigación de los estados mentales que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la energía que ya ha surgido? Estos son, monjes, el elemento del despertar, el elemento del esfuerzo y el elemento de la fortaleza: el no fijar en ellos frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la energía como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la energía que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento del arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización del arrobamiento que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base del arrobamiento como factor de iluminación: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento del arrobamiento como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización del arrobamiento que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la tranquilidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, la calma mental y la tranquilidad del cuerpo: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la tranquilidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la tranquilidad que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la concentración que ya ha surgido? Estos son, monjes, el signo de la serenidad y el signo de la no-dispersión: el no fijar en ellos frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la concentración como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la concentración que ya ha surgido.

“¿Y qué es, monjes, la desnutrición que evita el surgimiento de la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la ecuanimidad que ya ha surgido? Estas son, monjes, las cosas que forman parte de la base de la ecuanimidad como factor de iluminación: el no fijar en ellas frecuentemente una atención cuidadosa, es la desnutrición que evita el surgimiento de la ecuanimidad como factor de iluminación que aún no ha surgido e impide el desarrollo y realización de la ecuanimidad que ya ha surgido.”

SN 46,51

 

{97} “En ocasión, monjes, cuando la mente llega a ser perezosa, no es oportuno desarrollar la tranquilidad como factor de iluminación, la concentración como factor de iluminación ni la ecuanimidad, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente es perezosa, monjes, y es difícil despertarla mediante estos factores.

“Es como un hombre que quiere encender un pequeño fuego. Si él lanzara ahí el pasto mojado, el estiércol de vaca mojado, la madera mojada y lo rociara todo con el agua y esparciera la tierra encima, ¿sería capaz de encender el pequeño fuego?”

“No, venerable señor”.

“De la misma manera, monjes, en ocasión, cuando la mente llega a ser perezosa, no es oportuno desarrollar la tranquilidad como factor de iluminación, la concentración como factor de iluminación ni la ecuanimidad, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente es perezosa, monjes, y es difícil despertarla mediante estos factores.

 

“En ocasión, monjes, cuando la mente llega a ser perezosa, es oportuno desarrollar el análisis de los fenómenos como factor de iluminación, la energía como factor de iluminación y el arrobamiento, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente es perezosa, monjes, y es fácil despertarla mediante estos factores.

“Es como un hombre que quiere encender un pequeño fuego. Si él lanzara ahí el pasto seco, el estiércol de vaca seco, la madera seca y soplara sobre todo y no esparciera la tierra encima, ¿sería capaz de encender el pequeño fuego?”

“Sí, venerable señor”.

“De la misma manera, monjes, en ocasión, cuando la mente llega a ser perezosa, es oportuno desarrollar el análisis de los fenómenos como factor de iluminación, la energía como factor de iluminación y el arrobamiento, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente es perezosa, monjes, y es fácil despertarla mediante estos factores.

 

“En ocasión, monjes, cuando la mente llega a estar agitada, no es oportuno desarrollar el análisis de los fenómenos como factor de iluminación, la energía como factor de iluminación y el arrobamiento, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente está agitada, monjes, y es difícil calmarla mediante estos factores.

“Es como un hombre que quiere apagar una gran hoguera. Si él lanzara ahí el pasto seco, el estiércol de vaca seco, la madera seca y soplara sobre todo y no esparciera la tierra encima, ¿sería capaz de apagar la gran hoguera?”

“No, venerable señor”.

“De la misma manera, monjes, en ocasión, cuando la mente llega a estar agitada, no es oportuno desarrollar el análisis de los fenómenos como factor de iluminación, la energía como factor de iluminación y el arrobamiento, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente está agitada, monjes, y es difícil calmarla mediante estos factores.

 

“En ocasión, monjes, cuando la mente llega a estar agitada, es oportuno desarrollar la tranquilidad como factor de iluminación, la concentración como factor de iluminación y la ecuanimidad, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente está agitada, monjes, y es fácil calmarla mediante estos factores.

“Es como un hombre que quiere apagar una gran hoguera. Si él lanzara ahí el pasto mojado, el estiércol de vaca mojado, la madera mojada y rociara todo con el agua y esparciera la tierra encima, ¿sería capaz de apagar la gran hoguera?”

“Sí, venerable señor”.

“De la misma manera, monjes, en ocasión, monjes, cuando la mente llega a estar agitada, es oportuno desarrollar la tranquilidad como factor de iluminación, la concentración como factor de iluminación y la ecuanimidad, como factor de iluminación. ¿Por qué? Porque la mente está agitada, monjes, y es fácil calmarla mediante estos factores.

“Pero la atención consciente, monjes –yo declaro- es útil en todo momento"

SN 46,53

 

{98} “¿Y cómo es, monjes, la liberación de la mente a través del amor benevolente? ¿Cuál es su destino, su culminación, su fruto y su meta final? He aquí, monjes, el monje desarrolla la atención consciente como factor de iluminación acompañado por el amor benevolente, establecido en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Él desarrolla el análisis de los fenómenos como factor de iluminación… la energía como factor de iluminación… la tranquilidad como factor de iluminación… la concentración como factor de iluminación… la ecuanimidad como factor de iluminación acompañado por el amor benevolente, establecido en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Si él desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no es repulsivo’, entonces, percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no repulsivo y en lo repulsivo’, entonces percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo y en lo no repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Finalmente, si él desea: ‘evitando a ambos, tanto a lo repulsivo como a lo no repulsivo, que more ecuánime, atentamente consciente y con clara comprensión’, entonces morará de esta manera. O más, él puede entrar y permanecer en la belleza de la liberación. Monjes, la liberación de la mente a través del amor benevolente tiene la belleza como su culminación –yo declaro- para un monje sabio que no ha penetrado liberación superior.

“¿Y cómo es, monjes, la liberación de la mente a través de la compasión? ¿Cuál es su destino, su culminación, su fruto y su meta final? He aquí, monjes, el monje desarrolla la atención consciente como factor de iluminación acompañado por la compasión, establecida en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Él desarrolla el análisis de los fenómenos como factor de iluminación… la energía como factor de iluminación… la tranquilidad como factor de iluminación… la concentración como factor de iluminación… la ecuanimidad como factor de iluminación acompañado por la compasión, establecida en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Si él desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no es repulsivo’, entonces, percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no repulsivo y en lo repulsivo’, entonces percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo y en lo no repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Finalmente, si él desea: ‘evitando a ambos, tanto a lo repulsivo como a lo no repulsivo, que more ecuánime, atentamente consciente y con clara comprensión’, entonces morará de esta manera. O más, al trascender completamente la percepción de las formas, con la desaparición de la percepción sensorial de la resistencia, con la no atención a la percepción de la diversidad, consciente de que ‘el espacio es infinito’, entra y permanece en la base del espacio infinito. Monjes, la liberación de la mente a través de la compasión tiene la base del espacio infinito como su culminación –yo declaro- para un monje sabio que no ha penetrado liberación superior.

“¿Y cómo es, monjes, la liberación de la mente a través de la dicha altruista? ¿Cuál es su destino, su culminación, su fruto y su meta final? He aquí, monjes, el monje desarrolla la atención consciente como factor de iluminación acompañado por la dicha altruista, establecida en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Él desarrolla el análisis de los fenómenos como factor de iluminación… la energía como factor de iluminación… la tranquilidad como factor de iluminación… la concentración como factor de iluminación… la ecuanimidad como factor de iluminación acompañado por la dicha altruista, establecida en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Si él desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no es repulsivo’, entonces, percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no repulsivo y en lo repulsivo’, entonces percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo y en lo no repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Finalmente, si él desea: ‘evitando a ambos, tanto a lo repulsivo como a lo no repulsivo, que more ecuánime, atentamente consciente y con clara comprensión’, entonces morará de esta manera. O más, al trascender completamente la base del espacio infinito, consciente de que ‘la conciencia es infinita’, entra y permanece en la base de la conciencia infinita. Monjes, la liberación de la mente a través de la compasión tiene la base de la conciencia infinita como su culminación –yo declaro- para un monje sabio que no ha penetrado liberación superior.

“¿Y cómo es, monjes, la liberación de la mente a través de la ecuanimidad? ¿Cuál es su destino, su culminación, su fruto y su meta final? He aquí, monjes, el monje desarrolla la atención consciente como factor de iluminación acompañado por la ecuanimidad, establecida en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Él desarrolla el análisis de los fenómenos como factor de iluminación… la energía como factor de iluminación… la tranquilidad como factor de iluminación… la concentración como factor de iluminación… la ecuanimidad como factor de iluminación acompañado por la ecuanimidad, establecida en la reclusión, desapasionamiento, el cese y la madurez de la liberación. Si él desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no es repulsivo’, entonces, percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo repulsivo en lo no repulsivo y en lo repulsivo’, entonces percibirá lo repulsivo de esta manera. Si desea: ‘que more percibiendo lo no repulsivo en lo repulsivo y en lo no repulsivo’, entonces percibirá lo no repulsivo de esta manera. Finalmente, si él desea: ‘evitando a ambos, tanto a lo repulsivo como a lo no repulsivo, que more ecuánime, atentamente consciente y con clara comprensión’, entonces morará de esta manera. O más, al trascender completamente la base de la conciencia infinita, consciente de que ‘no hay nada’, entra y permanece en la base de la nada. Monjes, la liberación de la mente a través de la compasión tiene la base de la nada como su culminación –yo declaro- para un monje sabio que no ha penetrado liberación superior.

SN 46,54

 

{99} “En este caso, amigo Uttiya, te voy a dar un símil, ya que en muchas ocasiones, las personas inteligentes pueden entender el significado de algo a través de un símil. Imagina las fronteras de una ciudad real fuertemente aseguradas por muros y torres con una sola entrada. A través ella, un inteligente, competente e idóneo portero deja entrar a los que conoce, pero prohíbe la entrada de aquellos que no conoce. Recorriendo el camino que rodea la ciudad, él no ve quebradura alguna ni abertura en la muralla, suficientemente grande, como para permitir la entrada, ni siquiera a un gato. Aunque él no podría saber: ‘conque muchas criaturas entran y salen de la ciudad’, sin embargo sabría esto: ‘cualquier criatura grande que entra y sale de esta ciudad, solamente entra y sale a través de esta puerta’.


“De la misma manera, el Tathagata no se empeña en tener todo el mundo, o la mitad de él o su tercera parte conducida a la liberación a través de su Dhamma. Pero él conoce esto: ‘Todos aquellos que han sido conducidos, estás siendo conducidos o serán conducidos a la liberación del mundo, lo han hecho, lo están haciendo o lo harán después de haber abandonado los cinco impedimentos –aquellas impurezas de la conciencia que disminuyen el discernimiento- después de haber establecido bien sus mentes en los cuatro fundamentos de la atención consciente y después de haber desarrollado plenamente los siete factores de iluminación. Así que, esta pregunta que le formulaste al Bienaventurado, ya ha sido previamente formulada de otra manera. Es por eso que el Bienaventurado no te ha respondido”.

AN 10,95

 

{100} Aquellos que perfeccionan sus mentes en los Factores de Iluminación, sin ataduras, deleitándose en el abandono de la avidez, esos, libres de corrupción, esclarecidos, alcanzan el Nibbana incluso en este mundo.


Visto 3682 veces Modificado por última vez en Martes, 01 Marzo 2011 00:30