Jueves, 08 Abril 2010 22:45

DN 5 Kutadanta Sutta. I. Discusión de los brahmines sobre el Buda

Valora este artículo
(0 votos)

[I. Discusión de los brahmines sobre el Buda]

[1] {323} Esto he oído. En una ocasión, el Bienaventurado estaba viajando por la región de Magadha con un numeroso grupo de monjes: alrededor de quinientos monjes. En esta ocasión, llegaron a una aldea de brahmines ubicada en Magadha, llamada Khanumata, donde se establecieron en el parque del Ambalatthika.

En Khanumata, que era un lugar populoso, rico en pastos, madera, agua y granos, vivía el brahmín Kutadanta. Toda esta riqueza fue proveída por el rey Seniya Bimbisara de Magadha, como regalo real acompañado por sus poderes especiales.

En esta oportunidad, el brahmín Kutadanta estaba planificando realizar un gran sacrificio: setecientos toros, setecientos bueyes, setecientos novillos, setecientos machos cabríos y setecientos carneros estaban atados a los postes para ser sacrificados.

[2] {324} Entonces, los brahmines y los dueños de casa de Khanumata escucharon decir esto: “El asceta Gotama que proviene del clan de los Sakyas, al estar viajando por la región de Magadha, llegó a Khanumata, la aldea de los brahmines. En lo concerniente al Bienaventurado Señor Gotama, se ha propagado el siguiente, muy buen informe: ‘Este Bienaventurado Señor es un Arahant, un Buda plenamente iluminado, perfecto en conocimiento y conducta, el Bienhechor, el Conocedor de los mundos, inigualado adiestrador de hombres que han de ser domados, el maestro de los dioses y los humanos, el Buda, el Bienaventurado Señor’. Él revela las cosas tanto del mundo de los dioses, maras y bramas, como del mundo de los ascetas y brahmines con sus príncipes y su gente, habiendo conocido todo esto mediante su propio entendimiento. El Dhamma que él enseña es agradable en el comienzo, agradable en la mitad y agradable al final. Él enseña su espíritu y su letra, exhibiéndolo perfecta y plenamente y viviendo una vida santa, rigurosa y pura. Es realmente bueno, el hecho de poder ver al semejante Arahant”.

{325} Así que el gran número de estos brahmines y dueños de casa dejó a Khanumata y fue al parque de Ambalatthika.

[3] {326} Justo en este momento, Kutadanta se acercó a su veranda para hacer su habitual siesta y vio a todos aquellos brahmines y dueños de casas yendo a Ambalatthika. Así que mandó a su camarero para que averiguara las razones de esta marcha.

{327} Y el camarero respondió: “Señor, esto es por causa del asceta Gotama, de quien se ha propagado el siguiente, muy buen informe: ‘Este Bienaventurado Señor es un Arahant... el Buda, el Bienaventurado Señor’. Es por eso que todos ellos van a verlo”.

[4] {328} Entonces, Kutadanta pensó de esta manera: “Yo he oído que el asceta Gotama sabe cómo conducir satisfactoriamente el triple sacrificio acompañado por dieciséis requisitos. Ahora bien, aunque yo quisiera realizar este gran sacrificio, no entiendo todos los detalles necesarios. ¿Qué tal si voy adonde está el asceta Gotama y le pregunto sobre este tema?” Así que mandó a su camarero junto a los brahmines y dueños de casas pidiéndoles que lo esperaran.

[5] {329} En aquel tiempo, estaban en Khanumata cientos de brahmines que pretendían tomar parte del gran sacrificio de Kutadanta, quienes, al escuchar sobre la intención de su visita a Gotama, le preguntaron si esto era cierto. “Así es, señores, voy a visitar al asceta Gotama”.

[6] {330} “Señor, no vaya a visitar al asceta Gotama. No es adecuado que lo haga. Si el venerable Kutadanta va a visitar al asceta Gotama, su reputación va a decrecer y la del asceta Gotama se va a incrementar. Siendo así las cosas, no es correcto que el venerable Kutadanta vaya a visitar al asceta Gotama, sino que más bien, el asceta Gotama debería visitarlo a Usted.

{331} “El venerable Kutadanta tiene una noble procedencia, tanto por parte de su madre como del padre; la descendencia de su familia es pura desde las siete generaciones de forma inquebrantable. Teniendo este irreprochable nacimiento, no debería él llamar al asceta Gotama, sino que el asceta Gotama, debería llamarlo a él. El venerable Kutadanta es poseedor de grandes bienes y recursos. El venerable Kutadanta es un erudito, versado en los mantras, maestro en Tres Vedas, hábil expositor de reglas y rituales, un sabio en los sonidos y sus significados, versado en la tradición oral, un expositor competente en la filosofía natural y en las marcas del Gran Hombre. El venerable Kutadanta es apuesto, de buena apariencia, agradable, de una hermosa constitución; tanto en forma como en el semblante se parece al Brahma. Es virtuoso, de una virtud constantemente creciente, incansable en acrecentar la virtud. Es bien hablado, se dirige placenteramente, es cortés, tiene una pura y clara pronunciación y habla siempre sobre el punto. Es el maestro de muchos maestros, enseña los mantars a los trescientos jóvenes y muchos hombres jóvenes vienen de diferentes distritos y regiones para aprender los mantras en su presencia, deseosos de aprenderlos de él. Él es anciano, crecido en años, venerable, de una juventud pasada en tiempos lejanos, mientras que el asceta Gotama es todavía joven y recientemente salió hacia la vida ambulante. El venerable Kutadanta es estimado, honrado, reverenciado y alabado por el rey Seniya Bibmisara y por el brahmín Pokkharasati. Él vive en Khanumata, un lugar populoso, rico en pastos, madera, agua y granos. Todo esto proveído por el rey Seniya Bimbisara de Magadha, como regalo real acompañado por los poderes especiales. Siendo así, no es propio que Kutadanta vaya a visitar al asceta Gotama, sino que más bien, el asceta Gotama venga a visitarlo a él”.

[7] {331} “Entonces, escuchad por qué es adecuado para nosotros visitar al asceta Gotama y por qué no es adecuado que el asceta Gotama nos visite a nosotros. El venerable Gotama tiene una noble procedencia, tanto por parte de su madre como del padre; la descendencia de su familia es pura desde las siete generaciones de forma inquebrantable; teniendo este irreprochable nacimiento, es correcto para nosotros visitarlo a él. Él abandonó su hogar, dejando un gran número de parientes. Dejó gran cantidad de oro y riquezas para salir afuera, dejó tanto lo que estaba escondido, como lo que estaba expuesto. El asceta Gotama, mientras aún estaba en su plena juventud, abandonó la vida hogareña para vivir la vida sin hogar. Habiendo dejado a sus apenados y entristecidos parientes con el llanto en sus ojos, habiendo cortado su cabellera y su barba y puesto la vestimenta amarilla, salió para vivir la vida sin hogar. El es apuesto, de buena apariencia, agradable, de una hermosa constitución; tanto en forma como en el semblante se parece al Brama. Es virtuoso, de una virtud constantemente creciente, incansable en acrecentar la virtud. Es bien hablado, se dirige placenteramente, es cortés, tiene una pura y clara pronunciación, hablando siempre sobre el punto. Es el maestro de los maestros de muchos. Ha abandonado la sensualidad y ha disipado la vanidad. Él enseña la acción y los resultados de la acción y honra la intachable forma de vida de los brahmines. Él es un asceta ambulante proveniente de una familia de gran riqueza y muchos bienes. Hay gente de otros reinos y de otras tierras que viene a consultar con él. Miles de devas han tomado refugio en él.

“Además, se ha propagado el siguiente, muy buen informe de él: ‘Este Bienaventurado Señor es un Arahant, un Buda plenamente iluminado, perfecto en conocimiento y conducta, el Bienhechor, el Conocedor de los mundos, inigualado adiestrador de hombres que han de ser domados, el maestro de dioses y humanos, el Buda, el Bienaventurado Señor’. Él revela las cosas de este mundo con sus dioses, maras y Brahmas, del mundo de los ascetas y brahmines con sus príncipes y su gente, habiendo conocido todo esto con su propio entendimiento. El Dhamma que él enseña es agradable en el comienzo, agradable en la mitad y agradable al final. Él enseña su espíritu y su letra, exhibiéndolo perfecta y plenamente y viviendo una vida santa, rigurosa y pura. Es realmente bueno, poder ver al semejante Arahant. Él posee las treinta y dos marcas del Gran Hombre. Siempre está bienvenido, amable en su forma de hablar, cortés, brillante, claro y dispuesto a hablar. Está atendido por las Cuatro Asambleas, reverenciado, honrado, estimado y alabado por ellas. Numerosos devas y humanos le son devotos. Siempre, cuando está en alguna ciudad o algún pueblo, este lugar nunca es molestado por los seres no-humanos. A él le sigue una multitud de discípulos, es el maestro de muchos, ha sido consultado por líderes de varias sectas. Su reputación no se originó como la de muchos otros ascetas y brahmines, de los cuales se ha reportado esto o aquello: la fama del asceta Gotama está basada en sus propios logros de una conducta y sabiduría insuperables. Hasta el rey Seniya Bimbisara ha tomado refugio en él, junto con su hijo, su mujer, sus seguidores y ministros. También, él es reverenciado, honrado, estimado y alabado por el rey Pasenadi y por el brahmín Pokkharasati.

“El asceta Gotama ha llegado a Khanumata y está en el parque de Ambalatthika. Y siempre cuando cualquier asceta o brahmín llega a nuestro territorio, es nuestro huésped. Y siendo que el asceta Gotama ha llegado a Khanumata y está en el parque de Ambalatthika, él es nuestro huésped y debería ser tratado como tal. De está manera, no sería apropiado que él viniera junto a nosotros, sino que nosotros deberíamos ir junto a él. Se podría seguir alabando de esta manera al asceta Gotama, pero toda esta alabanza sería insuficiente, porque él está más allá de todas las alabanzas”.

Visto 2200 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Octubre 2010 14:13