Martes, 26 Junio 2018 03:01

AN 8,41-45 Sankhitta, Vitthatuposatha, Visakha, Vasenttha y Bojjha Sutta – Uposatha en resumen, en detalle, con Visakha, Vasenttha y Bojjha

Valora este artículo
(2 votos)

En estos suttas el Buda subraya la importancia de la observancia del uposatha y los ocho preceptos relacionados con estos días.

 


AN 8,41 Sankhittuposatha Sutta – Uposatha en resumen

[Leer en pali]

[41] Esto he escuchado:

En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de Jeta, del Parque Anathapindika, cerca de Savatthi. Estando allí, el Bienaventurado se dirigió a los monjes así: “Monjes”.

“Sí, Venerable Señor”, respondieron los monjes y el Bienaventurado continuó:

“Monjes, observando completamente los ocho factores, el uposatha es de gran fruto y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante. Y, ¿cómo, monjes, son observados completamente los ocho factores del uposatha, para que sea de mucho valor y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante?

“He aquí, monjes, el noble discípulo reflexiona así: ‘El tiempo que viven los arahants, ellos abandonan y se abstienen de la destrucción de la vida; con la vara y el arma depuestos, concienzudos y amables, moran compasivos hacia todos los seres vivos. Hoy, durante este día, yo también voy a abandonar y me abstendré de la destrucción de la vida; con la vara y el arma depuestos, concienzudo y amable, moraré compasivo hacia todos los seres vivos. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos abandonan y se abstienen de tomar lo que no les ha sido dado; toman solamente lo que se les ofrece, esperan sólo lo que se les ofrece, son honestos de corazón, carentes de robo. Hoy, durante este día, yo también voy abandonar y me abstendré de tomar lo que no me ha sido dado; tomaré solamente lo que se me ofrece, esperaré sólo lo que se me ofrece, seré honesto de corazón, carente de robo. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos abandonan y se abstienen de toda conducta sexual y viven en celibato, viven aparte, se abstienen de las relaciones sexuales, lo cual la gente común practica. Hoy, durante este día, yo también voy abandonar y me abstendré de toda conducta sexual y estaré en celibato, viviré aparte, me abstendré de las relaciones sexuales, lo cual la gente común practica. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos abandonan y se abstienen de hablar falsamente, dicen la verdad y se adhieren a la verdad; son dignos de confianza y fidedignos, no son engañadores en el mundo. Hoy, durante este día, yo también voy abandonar y me abstendré de hablar falsamente, diré la verdad y me adheriré a la verdad; seré digno de confianza y fidedigno, no seré un engañador en el mundo. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos abandonan y se abstienen de licores, vinos y [otras] bebidas embriagantes que son la base de la negligencia. Hoy, durante este día, yo también voy abandonar y me abstendré de licores, vinos y [otras] bebidas embriagantes que son la base de la negligencia. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos comen una sola vez al día, absteniéndose de comer por la noche y fuera del tiempo apropiado. Hoy, durante este día, yo también voy comer una sola vez al día, absteniéndome de comer por la noche y fuera del tiempo apropiado. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos se abstienen de bailar y cantar, de la música instrumental, de los espectáculos inapropiados, de adornarse y embellecerse vistiendo guirnaldas, o aplicándose perfumes y ungüentos. Hoy, durante este día, yo también voy abstenerme de bailar y cantar, de la música instrumental, de los espectáculos inapropiados, de adornarme y embellecerme vistiendo guirnaldas o aplicándome perfumes y ungüentos. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha.

“’El tiempo que viven los arahants, ellos abandonan y se abstienen de usar largas y lujosas camas; más bien se acuestan en bajos lugares de descanso, como pequeñas camas o esteras de paja. Hoy, durante este día, yo también voy a abandonar y me abstendré de usar largas y lujosas camas; más bien me voy acostar en bajos lugares de descanso, como pequeñas camas o esteras de paja. Voy a imitar a los arahants a este respecto y observaré el uposatha’.

“Es de esta manera, monjes, cómo son observados completamente los ocho factores del uposatha, para que sea de gran fruto y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante”.

                                                         

AN 8,42 Vitthatuposatha Sutta – Uposatha en detalle

[Leer en pali]

[42] “Monjes, observando completamente los ocho factores, el uposatha es de mucho valor y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante. Y, ¿cómo, monjes, son observados completamente los ocho factores del uposatha, para que sea de mucho valor y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante?

[Sigue igual que en el AN 8,41].

“Y, ¿hasta qué punto es de gran fruto y beneficio? ¿Hasta qué punto es extraordinariamente luminoso y penetrante? Imaginad, monjes, que uno estuviera ejerciendo la soberanía y el reinado sobre los dieciséis países que abundan en las siete sustancias preciosas, es decir, [el país de los] magadhas, los kasis, los kosalas, los vajjis, los mallas, los cetis, los vangas, los kurus, los pancalas, los machcas, los surasenas, los assakas, los avantis, los gandharas y los kamboyanos: esto no valdría ni la decimosexta parte de la observancia del uposatha completada en estos ocho factores. Y, ¿por qué así? Porque el reinado humano es pobre en comparación con la felicidad celestial.

“Para los devas de los Cuatro Grandes Reyes una sola noche y su día equivalen a cincuenta años humanos; treinta de esos días constituyen un mes y doce de esos meses, un año. El espacio vital de estos devas es de quinientos de esos celestiales años. Y es posible, monjes, para un hombre o una mujer que observa el uposatha completado con esos ocho factores, que con la ruptura después de la muerte, renazca en compañía de estos devas de los Cuatro Grandes Reyes. Es en referencia a esto que dije que el reinado humano es pobre en comparación con la felicidad celestial.

“Para los devas del Yama una sola noche y su día equivalen a doscientos años humanos; treinta de esos días constituyen un mes y doce de esos meses, un año. El espacio vital de estos devas es de dos mil de esos celestiales años. Y es posible, monjes, para un hombre o una mujer que observa el uposatha completado con esos ocho factores, que con la ruptura después de la muerte, renazca en compañía de estos devas del Yama. Es en referencia a esto que dije que el reinado humano es pobre en comparación con la felicidad celestial.

“Para los devas del Tusita una sola noche y su día equivalen a cuatrocientos años humanos; treinta de esos días constituyen un mes y doce de esos meses, un año. El espacio vital de estos devas es de cuatro mil de esos celestiales años. Y es posible, monjes, para un hombre o una mujer que observa el uposatha completado con esos ocho factores, que con la ruptura después de la muerte, renazca en compañía de estos devas del Tusita. Es en referencia a esto que dije que el reinado humano es pobre en comparación con la felicidad celestial.

“Para los devas que se deleitan en la creación, una sola noche y su día equivalen a ochocientos años humanos; treinta de esos días constituyen un mes y doce de esos meses, un año. El espacio vital de estos devas es de ocho mil de esos celestiales años. Y es posible, monjes, para un hombre o una mujer que observa el uposatha completado con esos ocho factores, que con la ruptura después de la muerte, renazca en compañía de estos devas que se deleitan en la creación. Es en referencia a esto que dije que el reinado humano es pobre en comparación con la felicidad celestial.

“Para los devas que controlan lo que ha sido creado por otros, una sola noche y su día equivalen a mil seiscientos años humanos; treinta de esos días constituyen un mes y doce de esos meses, un año. El espacio vital de estos devas es de dieciséis mil de esos celestiales años. Y es posible, monjes, para un hombre o una mujer que observa el uposatha completado con esos ocho factores, que con la ruptura después de la muerte, renazca en compañía de estos devas que controlan lo que ha sido creado por otros. Es en referencia a esto que dije que el reinado humano es pobre en comparación con la felicidad celestial”.

Uno no debería matar a los seres vivos ni tomar lo que no le ha sido dado,

uno no debería decir falsedades ni tomar [bebidas] embriagantes,

uno debería refrenarse de la actividad sexual, de la falta de castidad,

uno no debería comer de noche ni fuera del tiempo apropiado.

Uno no debería vestir guirnaldas ni aplicarse ungüentos,

uno debería dormir en lechos [bajos] o en la manta puesta en el suelo,

estos son, dicen, los ocho factores del uposatha

proclamados por el Buda,

quien alcanzó el fin de la insatisfacción

Hasta donde gira el sol y la luna,

derramando la luz, tan bella para contemplar,

que disipa las tinieblas, recorriendo el firmamento,

brillan en el cielo, iluminando los puntos cardinales.

Dondequiera existan las riquezas en esta esfera

—perlas, gemas y excelsos berilos,

cuernos dorados y montañas de oro,

y el oro natural llamado hataka

todas ellas no valen ni la decimosexta parte

del uposatha completado en los ocho factores,

al igual que todas esas huestes de estrellas

[no superan] la luz de la luna.

Por eso, el hombre virtuoso o la mujer,

habiendo observado el uposatha completado en los ochos factores

y habiendo hecho mérito que produce la felicidad,

irreprochables se dirigen al estado celestial.

                                           

AN 8,43 Visakha Sutta – Visakha

[Leer en pali]

[43] En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la mansión de Migaramata, del Parque del Este, cerca de Savatthi. Entonces Visakha Migaramata se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Acto seguido el Bienaventurado le dijo:

“Visakha, observando completamente los ocho factores, el uposatha es de gran fruto y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante. Y, ¿cómo, Visakha, son observados completamente los ocho factores del uposatha, para que sea de mucho valor y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante?”.

[Sigue igual que el AN 8,42 incluyendo los versos.]

                                                

AN 8,44 Vasettha Sutta – Vasettha

[Leer en pali]

[44] En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la casa con el techo de dos aguas del Gran Bosque, cerca de Vesali. Entonces un seguidor laico de nombre Vasettha se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Acto seguido el Bienaventurado le dijo:

“Vasettha, observando completamente los ocho factores, el uposatha es de gran fruto y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante. Y, ¿cómo, Vasettha, son observados completamente los ocho factores del uposatha, para que sea de mucho valor y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante?”.

[Sigue igual que el AN 8,42 incluyendo los versos.]

Cuando esto fue dicho, el seguidor laico Vasettha dijo al Bienaventurado: “Venerable Señor, si mis amados parientes y familiares observasen el uposatha completado en los ocho factores, obtendrían el bienestar y la felicidad por largo tiempo. Si todos los khattiyas… brahmanes… vessas… suddas observasen el uposatha completado en los ocho factores, obtendrían el bienestar y la felicidad por largo tiempo”.

“Sí, así es, Vasettha, esto es así. Si todos los khattiyas… brahmanes… vessas… suddas observasen el uposatha completado en los ocho factores, obtendrían el bienestar y la felicidad por largo tiempo. Si el mundo entero con sus devas, con el Mara y Brahma, con sus poblaciones de ascetas y brahmanes, devas y seres humanos, observase el uposatha completado en los ocho factores, este mundo obtendría el bienestar y la felicidad por largo tiempo. Si estos grandes árboles sala observasen el uposatha completado en los ocho factores, estos grandes árboles sala obtendrían el bienestar y la felicidad por largo tiempo [si tuviesen opción] [1]. ¡Cuánto más, los seres humanos!”.

                                                  

AN 8,45 Bojjha Sutta – Bojjha

[Leer en pali]

[45] En una ocasión el Bienaventurado estaba morando en la arboleda de Jeta, del Parque de Anathapindika, cerca de Savatthi. Entonces una seguidora laica de nombre Bojjha se acercó al Bienaventurado, le rindió homenaje y se sentó a un lado. Acto seguido el Bienaventurado le dijo:

“Bojjha, observando completamente los ocho factores, el uposatha es de gran fruto y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante. Y, ¿cómo, Bojjha, son observados completamente los ocho factores del uposatha, para que sea de mucho valor y beneficio, extraordinariamente luminoso y penetrante?”.

[Sigue igual que el AN 8,42 incluyendo los versos.]

                                              


 NOTA:

[1] Entre las fuentes en pali sólo la versión de Pali Text Society tiene esta lectura, la cual por eso aquí está encerrada entre corchetes (sace ceteyyum); no obstante, la misma, como lo señala Bhikkhu Bodhi (2012: 1800), es consistente con la lectura de un sutta paralelo en el Anguttara Nikaya, que es el 4,139.

                                          


FUENTES:

Bhikkhu Bodhi (2012). In Brief, In Detail, Visakha, Vasettha y Bojjha en The Numerical Discourses of the Buddha: A Translation of the Anguttara Nikaya. Boston: Wisdom Publications. Pp. 1176-1182.

“Sankhittuposathasuttam”, “Vitthatuposathasuttam”, “Visakhasuttam”, “Vasentthasuttam” y “Bojjhasuttam” en Digital Pali Reader 4.1.  


Traducido por Anton P. Baron

Editado por Anton P. Baron y Federico Angulo

Publicación de Bosque Theravada, 2013-2018.

 

 

Visto 171 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Junio 2018 02:46